martes 25 de agosto de 2009 - 10:00 AM

¡Lo que le sacaron del closet!

El pasado martes 18 de agosto el país vivió casi en directo el fenomenal estriptis que los magistrados auxiliares de la Corte Suprema le obligaron a hacer a Alirio Villamizar Afanador en su propia alcoba.

Al final de la tarde comenzó el rumor y pronto creció como la espuma de una vieja Bavaria cuando se supo que era verdad que funcionarios judiciales habían allanado la casa del  flamante vicepresidente del Directorio Nacional del Partido Conservador.

Pero del rumor se brincó a la intriga, pues pasaban las horas y los investigadores no dejaban de esculcar cajones en la alcoba del esponjado senador, mientras Jairo Jaimes en la esquina decía: '¡Qué atropello!'.

Y para que todo fuera más intrigante, mientras los magistrados miraban qué había detrás de los interiores del perínclito uribista, en el recinto del Senado Nancy Patricia Gutiérrez y otros actores de reparto montaron un sainete sin par para dejar constancia histórica de la inaudita persecución de la Corte Suprema contra Álvaro Uribe.

Cuando ya clareaba el miércoles, la intriga mutó en estupor, pues los enviados de la Corte seguían en el dormitorio sacudiendo prendas, mientras Jairo Jaimes le explicaba por doceava vez a un amanecido reportero: 'no se asuste, la demora es lógica, un hombre tan importante tiene que tener muchos interiores'.

El estupor tornó en pasmo tras 17 horas de esculquina cuando fue evidente que el congresista había quedado en los puros cueros, ¿por qué? ¿Acaso fue que el hormonado y testiculado bastión de la reelección decidió salir del closet? No, no fue que saliera del closet, fue lo que le sacaron del closet.

¿Qué fue lo que encontraron en la cómoda de tan entusiasta partidario de la reelección que los investigadores salieron tapándose las narices?
Es que lo que el Catón del uribismo guardaba al pie de la mesa de noche olía más feo que las piscinas de oxidación de la Empas en el anillo vial, así tuviera cara de dinero colombiano y de dólares, marinados con libretas de cuentas de recaudos hechos a funcionarios públicos y contratistas.

El forzado estriptis dejó en evidencia que Alirio Villamizar, el alfil conservador del uribismo, fue persuadido a costillas del presupuesto nacional. Dos o tres notarías, gordas tajadas del ponqué burocrático y quién sabe qué más. Ahí fue cuando sin ruido se retiró Jairo Jaimes…

Humm,…  ¿Seguirá de vicepresidente del Partido de Caro y Ospina? Humm,…  ¿Será qué se ganó el baloto?
Y lo 'mejor de todo', a los santandereanos hay que darles un premio especial, pues eligieron para el Congreso lo más granado de nuestra región: Alirio Villamizar, Luis Alberto Gil, Alfonso Riaño y ….  faltan datos de varios municipios y banderas políticas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad