martes 26 de mayo de 2009 - 4:31 PM

Inquietudes sobre el teleférico

El teleférico que fue instalado entre la Mesa de Los Santos y el Parque Nacional del Chicamocha y comenzó a funcionar en enero de 2009 es un emblema y gran vitrina turística de Santander. Pero algunos entendidos en la materia están llamando la atención sobre varios hechos y es prudente que sin alarmismo ni escándalo, con seriedad, conocimiento y sensatez se respondan las preguntas que están rondando en el ambiente:

¿Es verdad qué al teleférico en marzo del presente año se le detectaron fisuras alrededor del cubo del volante en la polea de la Estación Tabacal?
¿Es cierto qué ella fue reparada por funcionarios de POMA, quiénes  expresaron que '..son las mismas fisuras que se presentaron en las poleas que POMA suministró recientemente en China y en Vietnam…'? ¿Se le hizo realmente una reparación o solo un recubrimiento visual de las fisuras y debajo de ellas aún hay fracturas? ¿Es verdad que un teleférico tan nuevo no ha debido tener un problema de esta magnitud?

¿Es verdad que la causa del daño no es el espesor de la chapa (10 milímetros) sino el diseño y la soldadura en forma de V que tiene y qué el acceso a la soldadura solo es posible desde un lado, no desde los dos?

¿Es verdad que en abril de 2009 se detectaron más fisuras en las mismas áreas pero en otra polea, en la estación El Parque? ¿Es verdad que por ello hubo qué hacer una segunda reparación?

¿Es verdad qué se están fabricando dos nuevos volantes para reemplazar los qué estaban en uso y solo serán entregados entre julio y agosto de 2009?
¿Qué provocó las fisuras? ¿El diseño? ¿El proceso de fabricación? ¿Un calentamiento del cubo provocado por la soldadura qué produce un pegamento y no una fusión metálica? ¿El diseño de las soldaduras? ¿Otra causa? ¿Cuál? ¿Es verdad qué las refacciones tienen una corta vida útil? ¿En qué estado está el volante motriz en la estación intermedia, qué tiene doble ranura para dos cables?

¿En las partes que han tenido problema hay o no un error de diseño y/o un error de fabricación? ¿Debe o no la gobernación informar al fabricante qué el período de prueba queda suspendido mientras se soluciona el problema?

¿Qué trabajos están haciendo los técnicos mientras llegan las poleas? ¿Qué seguridad da el fabricante de que no se repetirá una falla técnica antes de que lleguen las nuevas poleas? ¿Está en el sitio, en forma permanente, un asesor técnico, especialista en tecnología de teleféricos?

Lo anterior debe ser aclarado meridianamente pues no queremos que el teleférico se convierta en dolor de cabeza, en una amargura más, en otra frustración para la región.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad