martes 29 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

La balada de la olvidada acta del atropello

El país será escenario de otra bofetada contra la transparencia, las instituciones y la democracia cuando la Cámara de Representantes de un pupitrazo apruebe una trasnochada acta de la sesión extra celebrada el 17 de diciembre de 2008, a la hora en que los amigos de lo ajeno van a las casas a llevarse lo que no les pertenece.

Que sea ahora, nueve meses después, cuando se apruebe el medio de prueba de que hubo tal sesión, poco importa ya que el fin justifica el empleo de todos los medios y el que Álvaro Uribe logre un tercer período para adentrarse en un régimen autoritario, bien vale pisotear los más caros valores de la nacionalidad. Lo importante es tapar aquel olvido imperdonable en que incurrieron, para que no quede rastro de que, capitaneados por alguien con cara y porte de tendero pendenciero, el ministro del Interior, escupieron a la democracia y a las instituciones.

Y mientras esa embarrada monumental es tapada, tras las cortinas de la Casa de Nariño el ambicioso beneficiado, Álvaro Uribe, con su cara de seminarista de un cuento de don Tomás Carrasquilla, rumia más frases etéreas y vacuas para descrestar a la galería, maquina cómo favorecer sus ambiciones de poder y estudia cómo seguir posando de ser ajeno a todo, de vivir al borde de la levitación.

En la Cámara, sumisos, otra vez bajo la batuta del hermano de Guillermo León Valencia Cossio, lograrán su cometido y podrán enviar a la Corte Constitucional el acta que parieron nueve meses después, para que se hunda en el olvido el que dejaron insepulta la prueba reina de su atropello.

Sonroja que solo nueve meses después, cuando la Corte Constitucional tocó el timbre de alarma, supo el país que no pueden probar que hubo tal sesión, ni quiénes asistieron a ella, ni cómo votó cada cual.

¿Pero eso qué importa si en la Cámara está Roy Barreras y más de cien congresistas sin escrúpulos, dispuestos a hacer lo que sea para que les dejen seguir atragantándose con el presupuesto, mientras esgrimen argumentos peregrinos y estúpidos para avivar pasiones y ocultar sus faltas?

Votará otra vez la aceitada bancada sumisa al gobierno y parirá el medio de prueba de que sí hubo sesión plenaria y de que conforme a Derecho se aprobó que el referendo reeleccionista siguiera adelante. ¿Conforme a Derecho? Humm ¿Y qué importan el Derecho, las instituciones y la democracia si lo fundamental es que Uribe vuelva a ser Presidente, así para ello haya que usar la Constitución para trapear los pisos? ¡Y el que se oponga es un apátrida que debe ser enviado al séptimo círculo del infierno!

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad