martes 31 de agosto de 2021 - 12:00 AM

¿La caducidad fue una decisión atinada?

Si el pilar del problema fue la supuesta falsedad cometida en las garantías otorgadas por el contratista, el camino era adelantar un proceso para declarar nulas tales garantías
Escuchar este artículo

En los últimos años el Estado ha declarado la caducidad en contratos multimillonarios celebrados por entidades estatales que, afectados por diversos fraudes, han devenido en escándalos bien por mala administración de recursos públicos, o incumplimiento contractual de los contratistas. ¿Ejemplos? Lo sucedido en el caso Odebrecht, en la construcción del túnel de La Línea, en la “Ruta del Sol”, y en numerosos “elefantes blancos”. Nuevamente se hace uso de tal figura en el contrato de Mintic con la Unión Temporal Centros Poblados cuya cuantía asciende a más de un billón de pesos.

La declaratoria de caducidad de un contrato estatal es una potestad excepcional en cabeza del Estado, tiene agudo impacto legal, financiero, social y múltiples y complejas consecuencias; de ella se habla sin solidez, ni sensatez.

¿Qué requisitos exige la declaratoria de caducidad? Que se esté ejecutando el contrato, el contratista haya incumplido en materia grave sus obligaciones y esté afectada la ejecución contractual. ¿En este caso se estaba ya en la etapa de ejecución contractual? Tememos que aún no.

Para aplicar la caducidad es necesario, previamente, respetar el debido proceso, esto es, que haya habido audiencia pública, el contratista haya ejercido su derecho a la defensa, haya solicitado y aportado pruebas y, si fuere el caso, haya interpuesto recurso de reposición y este se haya surtido debidamente. ¿Se cumplió ello?

Inquieta el que haya habido precipitación al declarar la caducidad y si así fue, las consecuencias para el Estado serán amargas.

Si el pilar del problema fue la supuesta falsedad cometida en las garantías otorgadas por el contratista, el camino era adelantar un proceso para declarar nulas tales garantías pues la nulidad solamente puede ser declarada por un Juez en sentencia que ponga fin a un proceso debidamente adelantado. Si ello no ha ocurrido, se está ante causales de nulidad pero aún no hay nulidad; tal diferencia es inmensa.

Tememos que hubo precipitación del gobierno Duque y, en tal caso, vamos hacia un precipicio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad