martes 02 de febrero de 2021 - 12:00 AM

La ciencia y los virus

Como no queremos cambiar nuestra actitud y costumbres sociales, ni adaptar la fase actual del modo de producción imperante, cada día habrá más virus. Son respuesta a nuestra forma de actuar.
Escuchar este artículo

Los virus, microscópicos, letales, enemigos del hombre y de diversas especies animales, depredadoramente devoran a sus víctimas desde dentro. Son aterradoramente simples, esquivos, versátiles.

La ciencia lleva cientos de años luchando contra ellos pero, en los últimos 50 años, la brega se ha intensificado agudamente; entre 1981 y hoy, han matado a más de 30 millones de personas.

La ciencia sabe como operan y funcionan numerosos virus, pero de otras variedades, como la covid-19, poco se conoce a cabalidad.

Los virus se suceden en el tiempo, están relacionados entre sí, suelen permanecer largo tiempo en el interior de alguna especie animal a la que la ciencia llama “huésped reservorio”, sin provocarle significativas dolencias, ya sea un roedor, un ave, una mariposa, un murciélago; brotan de golpe, en un determinado lugar cuando el ambiente, los vientos, las perturbaciones ecológicas, los avatares del destino, lo posibilitan y diseminan.

Bastantes enfermedades virales son zoonóticas, o sea, obra de un patógeno que salta de animal a personas. Entre 1959 y hoy han surgido: el Machupo (1959), el Marburgo (1967), el Lassa (1969), el ébola (1976), el sida (1981), el VIH-2 (1986), el sin Nombre (1993), el Hendra (1994), la gripa aviar (1997), el Nipah (1998), el del Nilo occidental (1999), el SARS (2003), la gripa porcina (2009), la covid-19 (2020). Y hay más.

Ellos se suceden en el tiempo, están relacionados entre sí, los posibilita las acciones del hombre, las presiones ecológicas, la crisis biológica. En el último medio siglo han sido frecuentes, probablemente por el avance incontrolado de la tecnología, la desintegración de los ecosistemas, las talas de bosques, la extensión de la agricultura, la extracción de minerales, el crecimiento de las ciudades, la contaminación química, la sobreexplotación de los océanos, el cambio climático.

Como no queremos cambiar nuestra actitud y costumbres sociales, ni adaptar la fase actual del modo de producción imperante, cada día habrá más virus. Son respuesta a nuestra forma de actuar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad