martes 24 de agosto de 2021 - 12:00 AM

La contratación estatal en Mintic

el bisoño presidente Duque defiende la actuación de la desacertada ministra Karen Abudinen, funcionaria que hace semanas, por decoro, ha debido renunciar...
Escuchar este artículo

Gran porcentaje de la opinión pública rechaza la ingenuidad, falta de precaución y sensatez de la Ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) en el manejo de los dineros públicos y la contratación estatal y, por otra parte, la falta de cautela de nuestro inexperto Jefe del Estado al defender públicamente a la cándida señora Karen Abudinen, principal responsable política y administrativa de la dilapidación del dinero que con inmenso esfuerzo pagan los ciudadanos a título de impuestos, en momentos en que millones de colombianos, por falta de ingresos, no pueden ingerir las tres comidas diarias, más del 50% de la población laboralmente activa ha tenido que engrosar las amargas filas de la economía informal y por el déficit existente están aumentando los impuestos.

Adjudicar un contrato estatal por más de un billón de pesos a una oscura Unión Temporal, figura asociativa raquítica, llama a escándalo, pues tal forma asociativa no tiene personalidad jurídica y en consecuencia, carece de nombre, domicilio, patrimonio, representante legal; es un parapeto ideal para engañar, tender cortinas de humo y adueñarse indebidamente de dineros públicos.

¿Cuántas defraudaciones consumaron los Nule a través de Uniones Temporales, Consorcios, S.A.S., contratos de cuentas en participación y otros oscuros contratos aptos para timar al Estado? ¿Cuántos de ellos se usaron en el caso Reficar? ¿Y ‘La Gata’?... Y sigue un largo etcétera en defraudaciones al Estado.

El Gobierno dice: tranquilos, ya declaramos la caducidad del contrato... ¿Nos creen ingenuos? En contratación estatal no hay figura más problemática, incierta, insegura, que la caducidad. ¡Esperen y verán!

En tanto, el bisoño presidente Duque defiende la actuación de la desacertada ministra Karen Abudinen, funcionaria que hace semanas, por decoro, ha debido renunciar a su cargo. Un contrato estatal de más de un billón de pesos adjudicado a una siniestra Unión Temporal demuestra que tal ciudadana no tiene madurez, sensatez y buen sentido, condiciones que deben gobernar los actos de una ministra de Estado.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad