martes 27 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

La geopolítica de hoy

A nivel mundial estamos en un punto de inflexión, de giro, y pese a contar con múltiples y avanzados medios de información, no nos percatamos de que estamos ante un cambio de cosas en el orden mundial y que lo que hasta ayer era sólido, firme, hoy tambalea. En geopolítica estamos ante un cambio de paradigma; durante los últimos siglos el eje y corazón del mundo estuvo en Europa y E.E.U.U.; hoy, está en Eurasia.

Tal afirmación es opuesta a lo que cree nuestra colectividad; para la opinión pública es una idea extraña, contraria a lo que considera es verdadero, pues entiende que la batuta la tienen E.E.U.U. y Europa, cuando realmente tales potencias ya no la tienen y lo que buscan no es mantener el poder sino no perer la totalidad del poder.

El mundo ya no es unipolar, regido por E.E.U.U., hoy es multipolar; ya no vivimos la globalización sino una neoglobalización, los grandes mercados no están en Occidente sino en Eurasia.

Si quienes dirigen el Estado y la economía en nuestro país no entienden eso, la política que tracen irá a contracorriente de la dinámica internacional, así las agencias internacionales de prensa sostengan lo contrario, por ser utilizadas por las agencias de inteligencia de las potencias occidentales para mantener en el imaginario aquel estado de cosas ya superado.

¿Está el planeta al borde de una guerra global? No, ya estamos en ella, actualmente se libra en escenarios económicos que usan instrumentos demoledores y provocan millones de muertos y hambre. No es un poderoso sancionando y condenando al hambre a un país débil, como E.E.U.U. y Cuba, sino potencias que se imponen mutuamente duras sanciones. ¿Ejemplo? Lo que viven los rusos y espera a los europeos: un invierno sin gas, gasolina y energía costosas, alimentos a precios exorbitantes, la lucha contra el calentamiento global en reversa y noticias que mal informan, para que el público crea que ocurre lo que no sucede y que todo sigue como antes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad