martes 21 de julio de 2009 - 10:00 AM

La obra de Mario Iguarán en la Fiscalía

En 10 días, el próximo 31 de julio, termina el período de Mario Iguarán como Fiscal General de la Nación. Concluye pues su gestión administrativa y jurídica en tan fundamental pilar de la política de justicia criminal de un país que no ha podido quebrarle el espinazo al delito.

El paso del tiempo dibujará las luces y las sombras definitivas de la labor de Mario Iguarán en la Fiscalía, la que desde un principio fue criticada por el origen de su candidatura y por pasajes de su vida privada que dejaron que desear, según la opinión de observadores. Desde ya se puede afirmar que en su gestión hubo morosidad en casos críticos para la vida nacional, los que reclamaban presta y cumplida justicia. Es decir, no respondió a lo que exigía el momento histórico.

La nota más destacada de su paso por la Fiscalía fue el no haber culminado las más importantes investigaciones a su cargo, lo que sirvió de trinchera a inescrupulosos políticos, empresarios y gente de relumbrón que fueron acusados en álgidos procesos penales.

La inenarrable lentitud con que investigó a los congresistas acusados de estar en maridaje con los paramilitares hizo que la Fiscalía fuera la sombrilla ideal para decenas de políticos delincuentes. Muchos senadores y representantes renunciaron a su curul buscando 'beneficiarse' de la parsimonia sin par de la Fiscalía. Brillaron por su ausencia, en tales casos, el empeño, carácter y diligencia que era de desear.

Si bien se declaró impedido para conocer la investigación penal contra Sabas Pretelt y Diego Palacio por su actuación en el episodio de la consecución de las mayorías necesarias para la reforma Constitucional que abrió las puertas de la reelección del actual Presidente de la República, no por ello puede excusar el que la Fiscalía aún no haya tomado decisión de fondo en dicho caso.

Lenta a rabiar fue la investigación de las 'chuzadas' llevadas a cabo por funcionarios del DAS contra magistrados y funcionarios de la Corte Suprema, periodistas, políticos críticos de la obra de gobierno de Álvaro Uribe, observadores independientes, etc. Ese episodio, digno de una dictadura de republiqueta, demuestra que fue un Fiscal ineficiente.

Tampoco hubo presteza en la investigación de los asesinatos extrajudiciales llevados a cabo por miembros de las Fuerzas Armadas, aquellos mal llamados  'falsos positivos'. Pocas páginas de nuestra historia reciente nos manchan tanto ante la comunidad internacional como ese. Y no actuó con la prontitud y el ahínco que las circunstancias exigían.

Esas son algunas de las huellas negras dejadas por Mario Iguarán en su paso por la Fiscalía General. En ella predominó la morosidad. Y esta es sucio manto que cubre delitos.     

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad