martes 19 de mayo de 2020 - 12:00 AM

La pandemia y los aborígenes

xxx
Escuchar este artículo

Hace 528 años, en 1.492, llegaron a las costas americanas los conquistadores españoles. Inconscientemente, trajeron consigo microbios, virus y bacterias que eran desconocidos para los nativos, cuyos organismos no tenían defensas contra esos “bichos”, los que en un santiamén mataron a millones de aborígenes.

En 1.519, Hernán Cortés, con algo más de 400 hombres, 15 caballos, 7 cañones, ayudado por algunos miles de indígenas enemigos de los Aztecas, marchó hacia Tenochtitlan (Ciudad de México) para someterla. En agosto de 1.521 logró domeñar a cientos de miles de guerreros aztecas.

¿Cómo tan pocos lograron vencer a tantos? Por los caballos, las armas de fuego (desconocidas en América) y porque entre 1.520 y 1.521 la viruela, desconocida aquí, mató entre 2 millones y 3.5 millones de indígenas.

De Europa trajeron los conquistadores enfermedades infecciosas, virales, epidémicas, desconocidas en América como viruela, sarampión, gripa, fiebre tifoidea, tifus. En solo meses murió cerca del 90% de la población Caribe y Arawak. Se ignora cuantos millones de aborígenes fallecieron en los primeros 10 años de la conquista por enfermedades virales.

Han pasado 500 años. En tal lapso muchas cosas han sucedido, como la revolución científica, que ha dado al hombre un poder sin precedentes. Tanto ha cambiado todo que nada ha variado para los aborígenes, población que en 2.020 padece inenarrable crisis humanitaria pues el coronavirus “reina” en muchos asentamientos indígenas colombianos.

El virus no está en la cosmovisión de los aborígenes. En el Vaupés, donde moran unos 38.000 indígenas, numerosas tribus están reunidas, haciendo rituales ancestrales, el Yuruparí, celebrado entre marzo y junio.

En el Amazonas, donde el 80% de sus pobladores son aborígenes, “gobierna” el virus. Más de mil nativos están enfermos.

El concepto de sanidad de los indígenas es distinto al nuestro. Unos curan usando el yagé, otros usan hojas, o raíces, o cogollos.

El coronavirus “manda” en los asentamientos aborígenes. ¡En Colombia hay más territorio que Estado!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad