martes 15 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Las juntas directivas

Si se “escarba” quienes han sido y son miembros de las juntas directivas y gerencias en dichas compañías, hallamos que en ellas está la “flor y nata” de la economía, las finanzas, la gerencia...
Escuchar este artículo

Impacta el número de grandes empresas tanto estatales, como de economía mixta y privadas, en que se cometen gigantescos yerros en la toma de decisiones gerenciales que llevan a cabo sus órganos de administración: juntas directivas y representante legal (comunmente llamado gerente o presidente ejecutivo). Basta citar los casos de EPM, Reficar y Bioenergy, resaltando que no son las únicas que han tenido que “tirar la toalla”, pero si las más impactantes mediáticamente.

Los desatinos que en la toma de decisiones ha habido en esas sociedades suman miles de millones de dólares, cantidad de dinero que afecta hondamente nuestra economía, significa la pérdida de miles de empleos (calificados y no calificados) y fuertes golpes al bolsillo de todos los contribuyentes pues la solución a los problemas financieros del Estado se resuelven subiendo los impuestos.

Si se “escarba” quienes han sido y son miembros de las juntas directivas y gerencias en dichas compañías, hallamos que en ellas está la “flor y nata” de la economía, las finanzas, la gerencia y el más alto círculo gubernativo de Bogotá, Medellín y la Costa Atlántica, personajes de tantas campanillas, prepotencia y autosuficiencia, como ahítos de yerros en sus decisiones tanto en el manejo del Estado y en la gestión de negocios. Presumen, son jactanciosos, se vanaglorían, pero son pésimos administradores.

Sobre todos los miembros principales y suplentes de las juntas directivas recae responsabilidad penal, civil, mercantil, disciplinaria y con sus patrimonios económicos personales deben responder por los daños causados por los desatinos gerenciales. ¿Cuántos se habrán insolventado?

Hoy, expresidentes de Ecopetrol, miembros de la junta directiva de tal empresa, expresidentes de Reficar, los miembros de su junta directiva, entre otros, están sindicados de cometer delitos y de ñapa, están incursos en responsabilidad civil y mercantil.

¿Qué quiere decir lo anterior? Que Ecopetrol, desde hace días en manos de “cacaitos” bogotanos, el “curubito” de Medellín y la Costa, son un desastre administrando sociedades.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad