martes 30 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Los 90 de Cecilia

La Bucaramanga de 1918, 'el año griposo', estaba poblada por menos de 50 mil almas que se dedicaban al comercio, a la agricultura y a evitar que a sus empedradas calles llegara la epidemia de gripa que estaba matando a miles de colombianos.

A estos riscos, a finales de noviembre, llegó la noticia del armisticio y la caída de telón de la I Guerra Mundial, hecho que fue profusamente comentado pues la colonia alemana que había era grande e influyente. Por eso mientras los sirio-libaneses y los cónsules francés y belga organizaban una gran celebración que se abrió con las notas de la Marsellesa, los Lubinus, Henry Stünkel y los Volkman decían que  hasta mentira sería aquello de que Alemania había perdido y que habían fusilado a Komprinz.

Esa Bucaramanga estaba más preocupada por las crecidas del Rio de Oro que impedían el tránsito hacia Girón, que por los avatares de la familia del Zar ruso a manos de los bolcheviques y pensaba más en el gabinete departamental del entrante gobernador José María García Hernández, que en los cañones que quedaron tirados en los campos de batalla.

A finales de ese 1918, para más veras el 28 de diciembre, mientras todos discutían cómo celebrar el primer centenario de la Batalla de Boyacá, ya próximo, doña Carolina Jiménez de Valdivieso en su segundo parto de tal año (como que en enero había tenido un varón) dio a luz a una niña. Y hoy, 90 años después, sabemos que ese ser que vio la luz por tales calendas ha sido una de las bumanguesas más fenomenales que alguien pueda imaginar. Si, Cecilia Valdivieso, quien anteayer llegó a la cumbre de sus primeros 90 años, es difícil que tenga par.

Para ella la vida nunca ha sido fácil, pero con dignidad y altura ha enfrentado todas las dificultades que la existencia ha puesto ante sí. Con valentía, reciedumbre y sin ruido sorteó angustias y crio a sus siete hijos, sin que su prematura viudez le doblara un ápice su carácter.

Ella tiene una inmensa generosidad de alma. Cuando la veo, digna, con ese hablar recio de los Valdivieso, rememoro a las mujeres bumanguesas que nos criaron con  amor y desprendimiento, sin  doblegarse ante nada, ni ante nadie y que por siempre han sido el norte de sus familias.

Yo, al igual que muchos bumangueses, se que el pasado 28 de diciembre solo se celebraron los primeros 90 años de Cecilia y que su hermosa vida  nos acompañará por mucho tiempo más para alborozo de los que la queremos respetuosa y sinceramente.



Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad