martes 11 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Los bumangueses y Metrolínea

En Bucaramanga vive cerca de un millón de personas pero la ciudad no es una, son varias, extrapoladas entre sí, cada cual con sus propias angustias y necesidades.

La versión oficial muestra a una Bucaramanga pujante, que con vigor se desarrolla y con paso firme progresa. Esa visión es publicitada por la administración municipal y proyecta una imagen plana de nuestra ciudad. Otra Bucaramanga es aquella, la que viven y sufren los bumangueses, quienes abigarrados moran en la ciudad y en sus municipios satélites. La forman cientos de miles de personas que al clarear el día, afanosamente  se lanzan a una atribulada carrera contra el reloj para hacer sus tareas hogareñas, cumplir con su jornada laboral y cuando cae el sol, regresan a sus casas, apretujadas en buses, a seguir enfrentando el desafío de sus duras vidas.

Para esta Bucaramanga, 2010 llegó con un motivo más de  insatisfacción: el funcionamiento del sistema de transporte llamado Metrolínea.

Metrolínea es una para la versión de la alcaldía, y otra para sus usuarios. Es cierto que mejoró el paisaje urbano en algunas vías, que sus buses son cómodos, que en ellos los pasajeros no son tan maltratados como en los buses corrientes. Pero las determinaciones que afectan a la ciudadanía se toman allí, de espaldas a la mayoría de los bumangueses. Y tienen peros…

Uno de ellos, protuberante, es que a la chitacallando se tomó la decisión de cambiar las vías por las que circulaban las rutas de los buses y éstos ahora hacen sus recorridos por calles distantes a las viviendas de la mayoría de los usuarios y lejanas a los lugares de trabajo de un grueso número de bumangueses de a pie. Hoy, para tomar un bus, muchos deben caminar largos trechos al sol o al agua, expuestos a la inseguridad, desacomodando sus horarios y tranquilidad.

Hay muchas preguntas sobre Metrolínea. Importantes vías públicas vehiculares, que son bienes de uso público, se entregaron a ella y…

¿Acaso Metrolínea es una empresa estatal? ¿No es un sistema de transporte conformado con aportes de capital público y de capital privado? ¿Cuál es la proporción de capital privado en tal sistema de transporte, al que se le entregaron vías vehiculares? ¿Cuántos son los inversionistas privados que hay en Metrolínea? ¿De cada $100 que paga un bumangués por concepto de pasaje de bus en Metrolínea, cuánto va al Estado y cuánto a los bolsillos de particulares? ¿Los créditos que entidades como el Banco Mundial dieron para la construcción y puesta en funcionamiento de Metrolínea, con qué dineros se están pagando?

Las preguntas sobre Metrolínea son muchas, se las hace la gente dispersamente e inquietan.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad