martes 10 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Pecado de El Tiempo

En los años 70 y 80 del siglo XX, un grupo de periodistas jóvenes, con vehemencia, dio el debate para que la prensa informara y no tomara partido ni desfigurara las noticias en aras de favorecer a este o a aquel político que iba tras las mieles del poder.

Y chocaron con el notablato del establecimiento, pues eso iba en contravía de los pilares que hicieron posible la creación de los periódicos en Colombia.

Lentamente su tesis fue aceptada y los medios de comunicación dejaron de tener el trapo partidista en su frente. Comenzó así a primar la función informativa sobre el compromiso partidista de la prensa, lo que se consideró que era un  avance. Adalides de esa nueva concepción del papel del periodismo fueron Enrique Santos Calderón y Daniel Samper Pizano.

Pero la vida es un remolino en el que muchos pasos adelante en forma súbita, trocan en retroceso. Y éste muchas veces es amargo.

Ejemplo de ello es el caso de El Tiempo, periódico que tantas sorpresas amargas ha dado últimamente a sus lectores (la más reciente, el siniestro José Obdulio Gaviria como columnista).

Si se reflexiona sobre el contenido sesgado y desinformativo de las notas de prensa redactadas por los periodistas de El Tiempo sobre todo hecho y episodio en que es protagonista Juan Manuel Santos, se llega a la conclusión de que se están desfigurando las noticias para favorecer la figura del ministro de Defensa.

Día tras día se hace figurar al señor Santos Calderón jugando un papel más destacado del que le corresponde, se sobredimensiona todo lo suyo. ¿Ejemplos? El cubrimiento del viaje que a E.U. hicieron el canciller y el ministro de Defensa; lo publicado sobre su insensata posición en torno a la teoría de la 'legítima defensa' en materia de Defensa Nacional, borrando la historia de la política exterior de Colombia en el último siglo.

Los cronistas de El Tiempo están dedicados a desinformar para echarle incienso al ministro Santos, tirando por la borda lo que aprendieron en las Escuelas de Comunicación Social. ¿Y la ética periodística?

En El Tiempo se regresó al periodismo de la primera mitad del siglo XX y los redactores antes de escribir una nota preguntan a sus superiores cómo quieren que se resalte el papel del ministro Santos.

CAMBIO DE TERCIO: Es el colmo la forma como el presidente Uribe juega con el país. A raíz de las 'chuzadas' del DAS, anunció a gritos que le quitaba a tal entidad de inteligencia la función de interceptar llamadas telefónicas, mientras calladamente sancionaba y expedía una Ley que consagra lo contrario. Y la prensa se comió el cuento e hizo alharaca sin par por ello.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad