martes 15 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Periodismo de 'media panela'

Hace poco más de un año asumió la dirección de El Tiempo Roberto Pombo y, por tanto, se puede analizar cuál es el camino que este periodista y Planeta han señalado al diario bogotano, aquel que tanto ha influido durante décadas en la ruta del Estado, la sociedad y la economía colombianas.

¿A lo largo de 2009 El Tiempo ha hecho buen periodismo? No. Ha hecho un periodismo mediocre y miope. Es más, ha sido un ejemplo de mal periodismo. Las causas son varias, como el giro que hacia las ideas de derecha ordenó dar Planeta, las ansias de promover –a la fuerza- las figuras de Juan Manuel y Francisco Santos Calderón, la falta de liderazgo de su actual director, el 'bajonazo' del continente y contenido de sus editoriales, el aceptar como columnistas de opinión a un puñado de plumas de poco mérito, tirando a malas, varias con mácula y oscuros propósitos.

En las páginas de El Tiempo se optó por la defensa a rajatabla del gobierno hegemónico que encarna Álvaro Uribe Vélez y, en aras de eso, la información no es objetiva sino sesgada. Sus páginas 'inflan' hechos y personajes de 'media panela', se echa tierra sobre episodios de corrupción muy graves, se resaltan fruslerías y se desinforma intencionalmente.

Además, nunca el periódico había dejado a un lado en forma tan protuberante los hechos nacionales para centrarse en información de Bogotá. Hoy no es un periódico nacional, es regional.

A lo largo del año la información internacional ha girado en torno a hechos ocurridos en E.U., su más cercana área de influencia y a los frecuentes rifirrafes ocurridos entre los gobiernos de Colombia, Venezuela y Ecuador. ¿Y el resto del mundo? Por entre las rendijas y de vez en cuando.

En El Tiempo versión 2009, son más las ausencias de información que se palpan que lo que se encuentra. Y lo que se publica deja qué desear.

El periódico y sus lectores perdieron mucho con la llegada de Planeta a su composición accionaria. Sobresalta que siendo tan bueno el periodismo español, su aporte no haya enriquecido a El Tiempo sino que por el contrario, haya sido puntal de políticas periodísticas mediocres.

En El Tiempo versión 2009, hay más información frívola que reseña de hechos significativos, unas muy regulares páginas editoriales, la sección deportiva sólo destaca lo que ocurre en Bogotá, poca información nacional, notas sobre economía dirigidas solo a los grandes empresarios, pero ¿y la realidad del país? Hoy es un periódico que deja qué desear.

Para El Tiempo, su director y las orientaciones dadas por Planeta sobre cómo y qué informar, 2009 ha sido un año mediocre.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad