martes 25 de mayo de 2021 - 12:00 AM

¿Qué está pasando?

La crisis ha demostrado lo que se decía: al mandatario le falta liderazgo, experiencia, visión, autonomía y su equipo de gobierno es primerizo, inmaduro y distante de la realidad nacional.
Escuchar este artículo

Muchos no dilucidan a cabalidad qué ha ocurrido en Colombia en el último mes. ¿Qué está sucediendo en las calles de nuestras ciudades? Que está borbotando la insatisfacción social, la profundización de las inequidades, la falta de amplios canales de expresión social, la frustración que ha fermentado durante cerca de 40 años la adopción del modelo de desarrollo económico impulsado por el Consenso de Washington en los años 80 del siglo XX y que fielmente nuestros gobiernos han aplicado.

En tal momento, el FMI, el Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de E.U. y otros, adoptaron las fórmulas económicas propuestas por John Williamson, economista del Instituto Peterson de Washington, para liberalizar la macroeconomía, reducir el Estado, expandir las fuerzas del mercado, etc.

En Colombia, durante cuatro décadas, hemos vivido: disciplina fiscal, subsidios estatales, reformas tributarias, privatización de empresas estatales, inversión extranjera directa, seguridad jurídica para inversionistas extranjeros, etc.

Tal Consenso ha debilitado el Estado, concentrado el capital, ahondado desigualdades, restado credibilidad al Estado, producido frustración social, depauperado a las clases medias, aumentado el desempleo, producido colapsos profundos, entre otras “perlas”. Además, ha parido grandes turbulencias sociales como: el “caracazo” en 1989, que terminó abriendo las puertas a Hugo Chávez, la crisis financiera de México (1994-1995), la crisis de Argentina (1999-2002), la crisis chilena y el drama que estamos viviendo.

Para algunos, desde 2010 no se aplica, para otros solo se ha suavizado; en Colombia, los economistas de los poderosos lo siguen impulsando.

Iván Duque dijo hace poco que o había reforma tributaria o estallaba una “bomba de tiempo”; por desconocer la realidad nacional no imaginó que estábamos sentados en una olla a presión a punto de explotar y... pumm. La crisis ha demostrado lo que se decía: al mandatario le falta liderazgo, experiencia, visión, autonomía y su equipo de gobierno es primerizo, inmaduro y distante de la realidad nacional. Tras un mes de profundo caos, cada vez más personas preguntan: ¿dónde está el piloto?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad