martes 20 de julio de 2021 - 12:00 AM

Señor alcalde, ¿ha transitado usted por allí?

Señor alcalde, quienes vivimos en Bucaramanga pagamos un alto porcentaje de nuestros ingresos a título de impuestos y gravámenes y, pese a ello, el estado de la ciudad da grima.
Escuchar este artículo

Señor alcalde, ¿en los últimos 19 meses ha estado usted en el sector de entrada a Bucaramanga, viniendo de Pamplona y de Cúcuta? Probablemente sí,... probablemente no. En una u otra hipótesis, cualquier observador llega a la misma conclusión: ¿qué pasa con la administración municipal? Avergüenzan el abandono de esa vía y la falta de atención de la municipalidad a los habitantes de tal sector.

No hay una vía de entrada a ninguna de las 10 ciudades más importantes del país que esté en tal estado de abandono. Ni quienes por allí entran o salen de Bucaramanga, ni quienes habitan en dicho sector, ni los bumangueses, merecen ese camino de herradura en pleno siglo XXI.

Ignoro a cargo de qué entidad estatal esté el mantenimiento de tal vía, si es una dependencia de nivel nacional, departamental o municipal, pero llama a escándalo que tal malla vial esté tan abandonada a su suerte.

Señor alcalde, si usted ha estado por allí en los últimos 19 meses y pese a ello todo sigue como está, su capacidad de gestión deja que desear. Si no ha estado, queda en evidencia que usted administra alejado de lo que gobierna, como si estuviera en una campana de cristal.

Si el mantenimiento de esa vía está en cabeza de una entidad del nivel nacional y está como está, quiere decir que en Bucaramanga no hay guardían de la heredad y, además, que los parlamentarios de la región no tienen significación alguna en las esferas de poder a nivel nacional.

Si del presupuesto del municipio se han destinado partidas para atender a tal sector, se debe fiscalizar pues o hay malos manejos presupuestales, o quienes han estado al frente de las dependencias municipales no cumplen a cabalidad con su deber como funcionarios públicos.

Señor alcalde, quienes vivimos en Bucaramanga pagamos un alto porcentaje de nuestros ingresos a título de impuestos y gravámenes y, pese a ello, el estado de la ciudad da grima.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad