martes 06 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Una gesta de rostros y muchas jornadas

Siendo nombrado vi-cepresidente de Cun-dinamarca, gobernó en medio de la nada, nos dio un régimen jurídico y ad-ministrativo, organizó el Fisco y la economía, logró financiar la guerra en Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia
Escuchar este artículo

El siete de agosto no solo se dio una batalla en el puente de Boyacá y sus alrededores, sino que se fundó la República de Colombia. Por eso no debemos conmemorar solo un episodio guerrero sino la más magna de nuestras empresas, crear en este territorio un Estado Nación. Ello tiene dimensiones extraordinarias que desafortunadamente no han sido debidamente captadas por la forma cicatera y roñosa como se están celebrando los 200 años de tan magno acontecimiento.

Lo sucedido el siete de agosto no hubiera sido posible sin la presencia, carácter y liderazgo de Francisco de Paula Santander, no de aquel que muchos –desfiguradamente- creen que fue y sale a flote cuando pretendiéndose desprestigiar la obra de alguien le señalan de ser “leguleyo santanderista”. No de ese sino del que realmente fue, el que contra viento y marea creó un Estado Nación en un territorio disperso, incomunicado, le dio instituciones, organización administrativa, entendió que solo la educación incluiría a la sociedad a la gran mayoría de sus gentes y adelantó una obra educativa sin par.

Santander se fue a Casanare por ser el único lugar libre de la Nueva Granada, se unió a Bolívar y su tropa creando el Ejército Libertador, le reclamó a Páez las pretensiones de anexar el Llano colombiano a Venezuela y luego de entrar triunfante a Bogotá el 10 de agosto de 1.819, siendo nombrado vicepresidente de Cundinamarca, gobernó en medio de la nada, nos dio un régimen jurídico y administrativo, organizó el Fisco y la economía, logró financiar la guerra en Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia, creó el sistema educativo público y fundó colegios en Tunja, Cartagena, Medellín, Ibagué, Cali, Pamplona, San Gil, Socorro, Vélez, Pasto, Cumaná, Santa Marta, Valencia, Guanaré, Trujillo, Tocuyó, Ocaña, Popayán, universidades en Bogotá, Caracas, Quito y Ciudad de Panamá.

Santander, gestor de la patria, merece rendido homenaje en estas calendas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad