martes 27 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Vanguardia

el periódico ha servido de atalaya que señala a propios y a extraños lo que son Bucaramanga y Santander, qué piensa la región, qué anhela, por qué lucha y espera, por mucho tiem-po más, seguir siendo eso.
Escuchar este artículo

Aquel primero de septiembre de 1.919 nadie imaginó que ese periódico que surgía más como bandera de un ideario político que estaba más en el ostracismo que otra cosa, sería un siglo después una pujante empresa de comunicaciones que mira de frente los desafíos del siglo XXI y sigue siendo el faro que fue desde sus inicios, superando persecuciones, odios políticos, adversidades, excomuniones, que ha visto el declinar de un partido político más no el de una idea libertaria de pensamiento, democracia y tolerancia, que ha salvado las dificultades y azares que han tenido que vadear todos aquellos que en la última centuria han decidido hacer empresa y ha sabido adecuarse a los radicales cambios tecnológicos del mundo de las comunicaciones en tal lapso.

Ese periódico, nacido de la fusión de dos semanarios, uno de propiedad de un joven de 28 años, Alejandro Galvis Galvis y otro de Rodolfo Azuero, que en su primera edición salió con un tiraje de 100 ejemplares para vender a 3 centavos ejemplar en las callejas de una Bucaramanga que tenía cerca de 25 mil almas y trataba de dejar de ser aldea – villa para convertirse en ciudad, que tenía las esperanzas puestas en el petróleo recién descubierto, en el proyecto del ferrocarril a Puerto Wilches, cuyo casco urbano comenzaba en la Quebrada Seca e iba hasta la Quebrada La Rosita y subía desde abajo del parque de García Rovira y del parque de Romero hasta la plaza de Belén (parque Santander) y la plaza Waterloo (parque Antonia Santos), mientras brotaban el barrio “Nuevo” (Girardot) y el barrio Obrero (Chapinero).

Ese ha sido desde aquel primero de septiembre de 1.919 el lar de Vanguardia y el periódico ha servido de atalaya que señala a propios y a extraños lo que son Bucaramanga y Santander, qué piensa la región, qué anhela, por qué lucha y espera, por mucho tiempo más, seguir siendo eso.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad