martes 15 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Varias caras tiene Catar

Tercera cara: están prohibidos los partidos políticos y los sindicatos, rige la Sharía (ley Islámica) y a los miles de trabajadores de diversas nacionalidades... se les aplicó la Kafala...

Comienza en Catar el Campeonato Mundial de Fútbol, espectáculo seguido por miles de millones de personas. Ello ha hecho que las principales ciudades cataries se transformaran arquitectónicamente en los últimos 12 años, a lo que se destinaron más de 200 mil millones de dólares para que muestren hermosos rascacielos de atrevidas formas arquitectónicas, tengan tren subterráneo, avenidas y ocho espectaculares estadios. Esa es una cara de Catar, pero tiene otras.

Segunda cara: es una monarquía absoluta de la familia Al Thani. Tiene 2’700.000 habitantes, el 10% son cataríes y el resto, extranjeros. El 80% de su población vive en Doha. ¿Qué pasó, pues en 1930 en Catar solo vivían cerca de 10.000 personas que se dedicaban a la pesca marina de perlas y a la cría de camellos? En 1940 se descubrieron los primeros pozos de petróleo y en 1971, yacimientos de gas. Hoy, es el mayor exportador mundial de gas licuado, el tercero en reservas de gas natural y tiene una de las mayores rentas por habitante del mundo.

Tercera cara: están prohibidos los partidos políticos y los sindicatos, rige la Sharía (ley Islámica) y a los miles de trabajadores de diversas nacionalidades que construyeron los rascacielos, estadios, avenidas, el metro, etc, a temperaturas superiores a los 35 grados celsius, se les aplicó la Kafala, que permite la retención de pasaportes, la prohibición de cambio de trabajo, salir del país e, incluso, no pagarles el salario pactado. Según la prensa, cerca de 6.500 de ellos murieron trabajando, mientras el gobierno catarí dice que solo 3 fallecieron en las obras y 37 en circunstancias ajenas al trabajo.

Cuarta cara: la trapisonda para otorgarle la sede, en diciembre de 2010. La oscura injerencia de Michel Platini, del entonces presidente de Francia Nicolás Sarkozy, del presidente de la Fifa Joseph Blatter y el jeque catarí Tamir bin Hamad al Thani, y una reunión celebrada en París. El “Fifagate” y los dirigentes del fútbol condenados a cárcel. Eso hoy importa un higo.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad