martes 14 de mayo de 2019 - 12:00 AM

...Y como siempre, nos castigaron

Para que los bancos no pierdan dinero, otra vez los colombianos tenemos que cubrir sus enormes pérdidas y, de ñapa, pagar los daños causados

¿Por qué causa Electricaribe terminó en bancarrota? Por varias razones: pésima administración, inhabilidad en el manejo financiero, incapacidad de la Junta Directiva (conformada por españoles y el “curubito” empresarial de la región Caribe), mediocre gerencia, mala vigilancia y control estatal, por una punta, y por la cultura del no pago del servicio de energía eléctrica de gran sector de habitantes de la región Caribe, por la otra.

Esos motivos hicieron que la empresa cayera en causal legal de disolución, por las pérdidas dinerarias sufridas en su actividad empresarial.

En tales yerros solamente incurrieron los habitantes de la Costa, no se le pueden imputar a los colombianos en general.

Por decisión del gobierno Duque, todos los colombianos que vivimos en inmuebles de estratos 4, 5 y 6, el sector industrial y el comercial, tenemos que pagar una sobretasa de $4 por kilovatio de energía consumido para “salvar” a Electricaribe.

¿Con base en qué nos castigan? El impotable Ministro de Hacienda sentenció: “...Electricaribe es una empresa de interés nacional, no solo regional...”.

Esa es una premisa falsa.

Pesó en la decisión presidencial el que Electricaribe le debe a los bancos cerca de dos billones de pesos. Así, para que los bancos no pierdan dinero que colocaron mal, otra vez los colombianos tenemos que cubrir sus enormes pérdidas y, de ñapa, pagar los daños causados por una empresa extranjera, Gas Natural Fenosa, la que –además- ya demandó al Estado colombiano por cientos de miles de millones de pesos ante un Centro de Arbitraje extranjero, proceso que si Colombia pierde, pagaremos los contribuyentes.

Así, como siempre, con cara ganan ellos y con sello perdemos nosotros.

La decisión de Iván Duque castiga a la clase media y al sector productivo.

La mentada sobretasa -según afirma- será temporal, pero es igual a ese inventico de Andrés Pastrana que lleva 20 años siendo “temporal”, el 4 x mil.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad