miércoles 16 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Cómo invadir ciudad

Bien se sabe que nuestro 'Metrolínea' es una controvertida copia del 'Transmilenio' de Bogotá y, aunque no se vea claro, es de prever que su gran efecto negativo será el de una 'catastrófica' invasión vehicular de Bucaramanga.

No soy tan necio ni tan escéptico como para no reconocer que si los carriles exclusivos para buses padrones y articulados se respetan como tales, se cumplirá su principal fin: mejorarán sustancialmente los tiempos de movilización -con sus consiguientes beneficios-, de ese gran porcentaje de población urbana que no está en posibilidad de transportarse en vehículos particulares. Pero no se nos debe seguir diciendo que la ciudad alcanzará una fabulosa transformación positiva, en diversos aspectos de su vida y su desarrollo, gracias a Metrolínea. La catastrófica invasión no es un invento mío. Veamos.

La última consultoría del Metro para el Distrito Capital -contratada por el actual alcalde de Bogotá- está a cargo de un consorcio compuesto por compañías muy renombradas en transporte masivo, según entiendo liderado por una firma española denominada SENER, cuyo director de proyectos es un respetado experto de nombre Esteban Rodríguez. (Datos tomados de un reportaje publicado el pasado 30 de agosto en El Tiempo); me limito a transcribir dos puntos de tal reportaje.

1) ¿Qué hace un Metro que no haga Transmilenio? R: 'No invade la ciudad'. 2) Pero TM moviliza más gente…. R: 'La velocidad y capacidad de los metros, son superiores a los esquemas de buses rápidos. Además, repito, no invaden las calles y Bogotá tiene pocas vías para carros'.

En Bucaramanga, nuestra supuesta solución de ordenamiento será más invasiva, desplazante y caótica: aquí, guardando proporciones con Bogotá, es mas crítica la falta de vías para carros (léase 'toda clase de vehículos' diferentes de buses); aquí, la carencia de andenes y otros espacios para peatones es bastante más aguda, a la vez que mucho mayor la desordenada invasión de motocicletas; aquí, en la 'autopista' Bucaramanga-Floridablanca, donde antes existían varios tramos con los mismos tres carriles que ahora, pero para 'toda clase de vehículos', a partir de este 22 de diciembre ellos tan solo contarán con dos y para colmo, con un ancho inferior al que señalan las normas. ¿Por dónde podrá eludirse la invasión?

No olvidemos que el tan anunciado Viaducto de la Cra. 9ª no va a recoger (por ahora), sino el tráfico generado entre la Cra. 15 y la escarpa que se encamine a la Ciudadela, Girón, la Terminal de Transporte y el sector del INEM. El resto del tráfico desplazado invadirá la Meseta.


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad