sábado 21 de marzo de 2009 - 10:00 AM

¡Pobre Bucaramanga!

Ya no se recordará aquel inmenso letrero puesto en la fachada del edificio de la Nacional de Cigarrillos para advertirnos: '¡SILENCIO! TABACO EN REPOSO'.

Mas sí ha de recordarse el propósito del ahora alto dirigente nacional de la izquierda democrática alternativa, de gobernar a Bucaramanga en dos períodos seguidos: primero como alcalde de la derechista Anapo y luego como 'alcalde en cuerpo ajeno'. Además, no se olvidará que al término de su ciclo en cuerpo propio, el municipio quedó en la bancarrota y, quizá por ello, escogió para el segundo periodo al reconocido 'financista' Gálvis Aguilar;  quien, según dicen, dejó al alcalde actual una ciudad 'boyante' y lista para arrancar muchas ejecuciones represadas.    

Siendo tan conocidas como son las elevadas calidades empresariales de quien rige hoy los destinos bumangueses, me sumo a los ciudadanos que rechazan el malvado rumor de un pacto que él habría hecho con el doctor Honorio Galvis, a fin de  que éste 'le metiera el hombro' a su elección para la alcaldía, a cambio del apoyo del nuevo alcalde a la campaña de Galvis -ya iniciada- para llegar al Senado.  Advierto mi posición sobre esa falsa especie, considerando el contenido de los párrafos siguientes.

No pocos bumangueses llevamos largos meses expresando nuestra indignación por el caos que, en múltiples aspectos, se ha apoderado de la ciudad y que parecería atribuible a una inexplicable e inexplicada inacción de la administración municipal, luego de recibirla del doctor Honorio en tan elogiadas condiciones financieras.  (¡Pobre Bucaramanga!).  Sólo transcribo la siguiente frase de mi columna de Nov. 29/08: 'Lo que pasa es que una golondrina sola no hace verano.  Es evidente que de los secretarios y asesores del burgomaestre ninguno dio la talla y la ciudadanía tampoco le presta ayuda.'  Hoy debo decir que no solo es evidente lo primero, sino también la indolencia ciudadana. SILENCIO: ¡DIRIGENCIA EN REPOSO!    

No se oyen voces de dirigentes que pidan ajustes en el gabinete del doctor Vargas Mendoza, excepto eventualmente sobre la directora de Tránsito. Pero menos mal, pues ya se sabe que esa es la mejor forma para que se 'atornillen'.  Sin embargo ¿cómo no proponer algo adicional, si lo que mas se echa de menos son las ejecuciones en infraestructura? Con todo respeto, señor Alcalde: ¿no se arreglaría tan inmenso vacío nombrando para esa secretaría a alguien que ya la conozca, como podría ser un   ingeniero que la hubiese ejercido en la administración anterior? ¡Pobre Bucaramanga! 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad