viernes 26 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Bienvenida la desconexión laboral

xxx
Escuchar este artículo

Los modernos medios de comunicación eliminaron los tiempos y las distancias haciendo posible comunicarnos durante las 24 horas del día, con cualquier parte del mundo con algo que en el argot popular llamamos tiempo real.

Esto, que socialmente es una ventaja, laboralmente debe tener unos límites pues no se puede someter a nadie a una subordinación ilimitada, máxime cuando ella puede y de hecho lo hace, interferir con los descansos de los trabajadores.

Antiguamente, éste terminaba la jornada quedando desconectado del poder subordinante del empleador; posteriormente, llegaron los teléfonos celulares y con ellos se puso fin a esa posibilidad, lo cual implicaba que el dependiente podía estar siempre al alcance, cualquiera que fuera el lugar y el tiempo, lo cual se convirtió en una violación de los derechos del trabajador.

Lo anterior dio al traste con la jornada de trabajo, pues estar a disponibilidad del empleador todo el tiempo tornó el horario indefinido y ello constituye una nueva violación de los derechos individuales del afectado.

Esto de estar invadiendo la vida ajena ha existido desde siempre; solo que era muy difícil probar la intromisión; pero ahora, con los registros virtuales, yo puedo demostrar en qué momento se está reclamando la continuidad laboral.

La ley de desconexión laboral busca que el trabajador solo esté pendiente de sus comunicaciones durante la jornada laboral establecida, la cual debe corresponder a la legal, pudiendo abstenerse de cumplir cualquier orden que se le dé fuera de ella, sin que ello pueda entenderse como una irresponsabilidad laboral.

La norma contempla algunas excepciones que hay que revisar una vez ésta sea promulgada, pues en este momento está en etapa de conciliación, faltando además la firma presidencial respectiva.

Mientras tanto y desde ya, es importante empezar a tomar conciencia de esta situación, primero por respeto a nuestros trabajadores y segundo, porque ahora quedará la prueba del mensaje y la hora en que fue transmitido pudiéndose determinar fehacientemente si el mismo está fuera o no de la jornada laboral.

A partir de esta ley los trabajadores tienen derecho a desconectar su teléfono de todo aquello que lo ponga en contacto con la empresa teniendo solo el cuidado de restablecerlo al inicio y al término de su jornada de trabajo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad