viernes 09 de abril de 2021 - 12:00 AM

Como el cangrejo

Quienes llevamos más de un año en esta virtualidad podemos dar fe de cómo se ha logrado un mayor beneficio para todas las partes en la relación laboral
Escuchar este artículo

Los colombianos, como los cangrejos, estamos acostumbrados a que cada vez que damos un paso adelante acto seguido damos tres hacia atrás y lo decimos porque luego de haber descubierto que se podía trabajar desde nuestra casa, el Congreso de la República, en lugar de estimular este modelo laboral, lo restringió en el sentido de legislar que solo podría darse de manera transitoria y “...por un término de tres meses prorrogables por un término igual por una única vez...”.

Esto nos sucede cuando las leyes las hacen unos legisladores incapaces de ver el futuro, pues la ceguera que los caracteriza les impide entender que las sociedades evolucionan y por lo tanto se niegan a incorporar legalmente las nuevas tecnologías al desarrollo colectivo.

No se entiende cuál es la razón para que esa forma de trabajo solo pueda ser temporal, transitoria y excepcional, máxime cuando la pandemia nos obligó a evolucionar a marchas forzadas usando la tecnología, pues nos mostró otras formas de hacer las cosas obligándonos a que abriéramos los ojos y pudiéramos observar cómo en el mundo moderno podemos hacer lo mismo de una manera diferente, mas cómoda y con menos esfuerzo para el trabajador en general.

Basta analizar cuanto tiempo nos gastamos en transporte de la casa a la oficina, principalmente porque nuestro sistema de movilidad no es justamente un modelo de perfección, para apreciar el ahorro de un tiempo mal empleado en fatigas innecesarias y en situaciones estresantes evitables.

Quienes llevamos más de un año en esta virtualidad podemos dar fe de cómo se ha logrado un mayor beneficio para todas las partes en la relación laboral, faltando tan solo hacer algunas precisiones para que las cosas fluyan de mejor manera, muchas de las cuales se hicieron en el decreto que criticamos.

Con esta ley va a terminar pasando lo que sucede con la piratería y es que quienes estamos acomodados al modelo continuaremos utilizándolo a pesar de la restricción si así se pacta basados en la libre voluntad de las partes permitida constitucionalmente.

Como ven, dimos un paso adelante y tres hacia atrás, como el cangrejo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad