viernes 05 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Girocio de Rigo

para los deportistas de la región no ha habido suficiente dinero para patrocinio o simplemente les dan verdaderas miserias hasta el extremo que muchos, para poder participar en torneos, les ha tocado, literalmente, mendigar...
Escuchar este artículo

El famoso “Giro de Rigo” Edición Chicamocha no resultó ser tan altruista como se pensaba; por el contrario, nos suena que fue un fantástico negocio para un señor que ni siquiera es de la región por lo que no nos beneficiará en nada.

Por lo que se dice en las redes, cada participante debía pagar una inscripción para ser parte de la caravana ciclística y además que por lo menos 20 industrias patrocinaron el recorrido; hasta acá está bien, cada cual hace de su plata lo que quiera.

Lo que no suena muy bien es que la Gobernación de Santander, a través del Instituto Departamental de Recreación y Deporte Indersantander y mediante una contratación directa, es decir a dedo, suscribió un contrato con la empresa RIUM S.A.S para ser ejecutado en tres días por la no despreciable cifra de $591 millones, para supuestamente reactivar el turismo y para promover una feria comercial en la cual cada expositor tuvo que cancelar una cifra entre $300 y $600 mil.

Ante tal derroche de generosidad, las voces de protesta no se hicieron esperar, pues para los deportistas de la región no ha habido suficiente dinero para patrocinio o simplemente les dan verdaderas miserias hasta el extremo que muchos de ellos, para poder participar en torneos, les ha tocado, literalmente, mendigar, mientras que al ilustre forastero, sin mucha razón a nuestro ver, le llenaron la bolsa por simplemente dos días de trabajo, cosa que no deja de tener un tufillo extraño por donde quiera que se le mire.

Nos asalta la duda de si el contratista tuvo que dar los vueltos, caso que es solo una sospecha pues de esas cosas no se da factura, ni se firman contratos especiales; antes, por el contrario, se mantiene en el más absoluto secreto.

Una pregunta adicional: ¿Qué nos quedó a los santandereanos de ese ejercicio deportivo? La respuesta: un par de fotografías, un paseo ciclístico y las pérdidas económicas que se causaron al tener una vía principalísima suspendida al tráfico automotor todo un día y además festivo que es cuando las familias salen a pasear.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad