viernes 29 de enero de 2021 - 12:00 AM

Internet, un servicio público esencial

Consideramos que el acceso al internet debe ser un servicio público esencial; por tanto, el Estado debe impulsar su implementación a todos los niveles, no solamente urbanos sino rurales
Escuchar este artículo

Siempre hemos creído que nuestro sistema educativo no es precisamente un modelo, ya que al dejar de ser la educación un servicio y convertirse en un negocio, sacrificaron la calidad pues ésta iba en desmedro de las utilidades financieras.

De otro lado la educación que continúa siendo pública, que en ciertos niveles puede llegar a ser mejor que la privada, adolece de gravísimos problemas de orden práctico que llevan a un deterioro que se puede medir en la intemporalidad de los planes académicos, en el resultado de las pruebas que se le hacen a los educandos para medir lo aprendido y en la baja calidad de muchos de nuestros profesionales.

Ahora, en plena pandemia, el tema se vuelve más desolador pues la virtualidad, que debería ser una ventaja del modelo, terminó siendo absolutamente ilusa porque desafortunadamente en Colombia no todos tienen acceso a internet y lo que es peor, no tienen los equipos necesarios para poder cumplir el ciclo educativo como hoy se ha planteado.

Consideramos que el acceso al internet debe ser un servicio público esencial; por tanto, el Estado debe impulsar su implementación a todos los niveles, no solamente urbanos sino rurales, si queremos que las clases menos favorecidas puedan salir algún día de la postración a la que el sistema económico imperante las ha conducido.

Los gobiernos, a todos los niveles, deben hacer las gestiones necesarias para que el internet llegue a todas las regiones del país; traemos a colación un gobernante que, a pesar de todo, entendió esa necesidad y se propuso que en cada parque central de todos los municipios del departamento se suministrara una señal wifi para que las personas, en forma gratuita, pudieran acceder a la virtualidad sin distingos de ninguna naturaleza.

Si queremos un nuevo modelo educativo tenemos que exigirle al Estado que cree las bases tecnológicas para que ello sea posible; de lo contrario, sentimos, estaremos dando una apariencia de educación pero sin calidad y una persona mal formada no solo niega su propio progreso sino que además termina siendo una carga para la sociedad que deberá soportarla, todo por su nula preparación.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad