viernes 29 de abril de 2022 - 12:00 AM

La desconexión laboral

La inobservancia de la desconexión laboral terminará constituyendo una conducta de acoso laboral de conformidad con la Ley 1010 de 2006

Antes de que el mundo se tecnificara, los asalariados trabajaban un número específico de horas y terminada su jornada laboral marchaban a casa a descansar, lejos de la influencia de su empleador.

Con los desarrollos electrónicos esa posibilidad material desapareció y en el campo laboral empezó a emplearse el requerir actividades de los dependientes, indiferentemente del horario establecido.

Se había vuelto común que el empleador, que está desvelado por ejemplo, mande un WhatsApp a las 3:00 a.m. dando una orden o lo que es peor, determinando una tarea o pidiendo una información.

Pues bien, para remediar este despropósito se dictó la Ley 2191 de enero de 2022 por medio de la cual se estableció el derecho a la desconexión laboral que no es otra cosa que el que “... tienen todos los trabajadores y servidores públicos a no tener contacto, por cualquier medio o herramienta, bien sea tecnológica o no para cuestiones relacionadas con su ámbito o relación laboral, en horario por fuera de la jornada ordinaria o la máxima legal de trabajo convenida, ni en sus vacaciones o descansos...”

Se busca con esta norma que el trabajador pueda disfrutar plenamente de su descanso, siendo ineficaz cualquier acuerdo que éste suscriba en contra del objeto de esta ley, con las siguientes excepciones: personal que desempeña cargo de dirección y manejo; aquellos con quienes se ha pactado una disponibilidad especial, la cual debe ser remunerada, y las situaciones de fuerza mayor o caso fortuito que requieran la colaboración de los trabajadores.

La inobservancia de la desconexión laboral terminará constituyendo una conducta de acoso laboral de conformidad con la Ley 1010 de 2006.

Es importante tener en cuenta que de cada una de las cosas que se hagan por vía electrónica a través de los medios de comunicación virtual queda el registro correspondiente, el cual terminará siendo plena prueba de la violación comentada y por lo tanto facilita la investigación y determinación para efectos de las consecuencias económicas de su inobservancia laboral.

Se trata de volver al viejo modelo de permitir al trabajador olvidarse de su tarea, una vez cese el horario establecido para la misma, a efectos de que pueda reponer las fuerzas que su organismo requiere para su cabal funcionamiento.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad