viernes 19 de junio de 2020 - 12:00 AM

La rebelión medieval

ahora además de Baby Boomer somos medievales; por lo tanto estamos lejos de ser viejos, y mucho menos inimputables como nos trata el gobierno nacional.
Escuchar este artículo

Los abogados aprendimos del Código Civil Colombiano que: infante o niño era todo aquel menor de 7 años; impúber era todo hombre menor de 14 años y toda mujer menor de 12; adulto menor, entre los 12 y 14 años y hasta los 18, edad en la cual nos volvíamos adultos con plenos derechos.

Sin embargo, en los seres humanos existen en realidad tres edades: la cronológica que es el número de años vividos y cuando se cumplen, ya no se tienen.

La edad psicológica, que como dice Saramago: “...la edad que el alma siente y el corazón dicte...”; conocemos muchos jóvenes ya viejos y muchos viejos aún jóvenes y finalmente, la edad biológica, que depende fundamentalmente de cinco factores: estilo de vida, composición corporal, función metabólica, función cardiovascular y estado de oxidación de las células.

Definir el concepto de vejez es un poco más difícil pues históricamente existe una antigua y una nueva vejez porque con una expectativa de vida diferente la condición de envejecimiento cambia; solo que por simplificar las cosas las sociedades acostumbran a medirla por el número de años vividos, lo cual puede resultar cronológicamente cierto, pero realmente inexacto; una persona de 70 años hoy dista mucho de una de 50 años cuando el promedio de vida era menor, pues se suponía más cercano a la muerte, mientras que hoy conocemos hombres de 70 años que están en plenitud de su vida intelectual, moral e incluso en una aceptable condición fisiológica, hablando en términos generales porque hay raras excepciones como un hombre conocido de 83 años, que aún sube al Picacho en bicicleta.

La OMS estableció cinco clasificaciones, dependiendo de la edad cronológica: menores, de 0 a 17 años; jóvenes, de 18 a 65; edad media, personas entre 69 y 79, ancianos entre 80 y 99, y mayores de larga vida los que tienen más de 100.

En conclusión, ahora además de Baby Boomer somos medievales; por lo tanto estamos lejos de ser viejos, y mucho menos inimputables como nos trata el gobierno nacional.

Nos declaramos desde ya, miembros activos de la rebelión de las canas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad