viernes 30 de abril de 2010 - 10:00 AM

La vía indirecta

¿Estará Colombia suficientemente preparada para tener en la Presidencia de la República a un líder sindical?

Nos hacemos esta pregunta por cuanto la fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos es un líder obrero que fue simpatizante del partido comunista, presidente de la Centrales Unitarias de Trabajadores CUT, de la Federación Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado Fenaltrase y amigo de la Unión Patriótica. Como gobernador del Valle del Cauca fue abiertamente partidario del despeje que de Florida y Pradera pedían las Farc para negociar, situación en la cual discrepó de su buen amigo, el presidente Uribe.

Ahora bien, si Santos es el nuevo presidente de Colombia y faltara por alguna razón, el Presidente sería Angelino y ello significaría que Colombia cambiaría su rumbo político y tomaría el tinte que le impondría el nuevo mandatario, ahorrándole a la izquierda, al partido comunista y a la clase obrera un esfuerzo de 60 años.

Valdría la pena que los colombianos analizáramos las actuaciones del candidato vicepresidencial para poder conocer su talante y de esa manera tratar de interpretar qué dirección tomaría el manejo del Estado a partir del eventual día en que asumiera como Presidente de esta agobiada nación.

Lo que pasa amables lectores, es que cuando se elige un presidente también se escoge un vicepresidente, cuya función específica es remplazar a aquel en sus ausencias temporales, cosa que no sería grave o en las definitivas, lo cual le da una naturaleza totalmente diferente a la situación.

No conocemos del señor Garzón cuál es su posición frente a las Farc, cuál frente al tema de Venezuela y cuál sería la orientación política de su gobierno si tuviera que ejercer alguna vez como mandatario de un país tan sufrido como este; y es que los saltos al vacío se pueden dar eligiendo un presidente, lo cual sería la vía directa, o simplemente por la ausencia definitiva del elegido, para lograr el poder llegando a él por la vía indirecta.

Por eso conciudadanos, abramos los ojos; no vayamos a equivocarnos de buena fe, porque quien inocentemente peca, inocentemente se condena.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad