viernes 19 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Los verdaderos responsables

Como sabemos que a nuestros padres de la patria la opinión de los electores les importa un pito debemos aprovechar la coyuntura y el año entrante pasarles la cuenta de cobro...
Escuchar este artículo

El hombre propone, Dios dispone, llega el diablo y todo lo descompone”; esta puede ser la base que deberemos tener en cuenta cuando se inicie la discusión de la cacareada reforma tributaria.

Es cierto que el gobierno propone pero, no nos equivoquemos, son los senadores y representantes a la Cámara, que nosotros mismos elegimos, quienes terminarán castigándonos con más carga impositiva.

Por lo tanto, si a alguien hay que vigilar, reclamar y terminar responsabilizando será al Congreso en general y a nuestros congresistas en particular pues de allí saldrá la nueva ley y a ellos les puede interesar mucho el tema, pues a más impuestos, más recursos para el Estado, más instituciones oficiales beneficiadas y por ende más contratos y todo lo que de ahí se desprende.

En épocas anteriores y no veo por qué no se hará en esta ocasión, este tipo de leyes se movía a base de mermelada y acababan aprobándose a pupitrazo limpio como la historia lo demuestra.

Si todos nosotros, los ciudadanos del común, reclamamos y exigimos de nuestros elegidos que oigan la opinión pública y expliquen con claridad su criterio, quizás sean capaces de pensar por un momento a quiénes van a perjudicar, que indudablemente serán la clase media y baja como ha sucedido siempre en el pasado.

Como sabemos que a nuestros padres de la patria la opinión de los electores les importa un pito debemos aprovechar la coyuntura y el año entrante pasarles la cuenta de cobro por donde más les duele, que son las urnas, pues perdida la coloca se les acaba la mina de oro y se les pone la cosa complicada.

Es importante que los gremios, las asociaciones, las corporaciones, las instituciones de todas las clases estemos vigilantes y dejemos de echarle la culpa al gobierno cuando él solo propone y son finalmente nuestros bien ponderados padres de la patria los únicos responsables de lo que desean imponernos.

Los colombianos no aguantamos más impuestos, pues mientras no se combata la corrupción, todo lo que echemos en ese saco se saldrá por el roto que nunca hemos sido capaces de coser.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad