viernes 16 de abril de 2021 - 12:00 AM

Para comprar aviones sí hay

Si necesitamos dinero para pagar la pandemia utilicemos en ello el que tenemos en lugar de sacrificar a una ciudadanía que está hasta el cuello de pagar impuestos, que terminarán en las manos de la corrupción
Escuchar este artículo

Mientras que el gobierno hace campaña para que los colombianos nos traguemos el sapo de una nueva reforma tributaria cuyo efecto será subirnos los ya altos impuestos, de espaldas a la realidad actual, por otro parte, se va a embarcar en la compra de unos aviones que van a consumir buena parte de aquello con lo cual nos pretende castigar.

El gobierno se queja de los gastos que le ha ocasionado la pandemia y usa eso como pretexto para ponernos más impuestos, pero por otro lado va a hacer un gasto que bien podría aplazarse en espera de una ocasión más propicia.

La reforma tributaria, la tercera en este gobierno, se dice necesaria pues según Carrasquilla, el gobierno solo tiene caja para apenas unas semanas y si eso es así, qué sentido tiene invertir lo recogido en algo tan inoportuno como comprar unos aviones para enfrentar una guerra que no se avizora? O será que el gobierno tiene información que nos van a invadir y no lo hace público para no generar alarma?

La verdadera invasión ya se está dando y la está haciendo esa izquierda guerrillera-arrepentida empeñada en convertirnos en otra Venezuela pues allí, según ellos, el sistema que proponen funciona a la perfección como lo puede notar cualquiera que simplemente mire y entienda cómo fueron capaces de arruinar un país rico.

Otro tema interesante es precisar quién se beneficiaría de las negociaciones por la compra de los avioncitos porque no creemos que eso sea una negociación altruista en la cual solo se piense en la seguridad de la nación, es decir, quiénes van a recibir las coimas o las comisiones de esa negociación?

Si necesitamos dinero para pagar la pandemia utilicemos en ello el que tenemos en lugar de sacrificar a una ciudadanía que está hasta el cuello de pagar impuestos, que terminarán en las manos de la corrupción gracias a la cual ostentamos el honroso título del país más corrupto del mundo.

Si alzamos la voz todos al unísono, de golpe logramos que nos oigan los sordos del gobierno y detengan ese embuchado que nos quieren meter.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad