viernes 29 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Peor el remedio que el mal

Los dueños de los bares fueron quebrados instantáneamente... ; pero en cambio, sí deben pagar impuestos, cancelar servicios, abonar a sus deudas y pagar trabajadores
Escuchar este artículo

Nadie está obligado a lo imposible, principio general del derecho que adquiere vital importancia en la debacle generada por las medidas adoptadas para prevenir el coronavirus.

Algunas de esas medidas obligaron y aún obligan a la parálisis de muchas actividades empresariales y al cierre de un sinnúmero de empresas: transporte, turismo, diversión, bares, restaurantes y muchísimas industrias de diferente género con las consecuencias que ello implica: su quiebra y la inexorable pérdida de los puestos de trabajo.

Desafortunadamente, el dinero no se da por generación espontánea, toca producirlo y cuando nos prohiben hacer lo que habíamos diseñado para ganarlo este termina agotándose y ello arrastra no solo al productor, sino a todos aquellos que dependen de ese proceso.

Un fabricante de zapatos vive de hacerlos y venderlos; pero primero le prohibieron hacerlos y luego prohibieron a los compradores salir a buscarlos; por lo tanto, se rompió el círculo y hubo que terminar el negocio, es decir, lo quebraron.

Los dueños de los bares fueron quebrados instantáneamente por decreto y pasará mucho tiempo para reactivarlos; pero en cambio, sí deben pagar impuestos, cancelar servicios, abonar a sus deudas y pagar a sus trabajadores, lo cual se vuelve absolutamente imposible y nadie está ni puede estar obligado a lo imposible.

Pero a la burocracia oficial, esa que no se perjudica con el problema, le cuesta mucho trabajo entender lo que pasa, pues al fin y al cabo dolor en barriga ajena no se siente y no pueden o no quieren entender la situación y continúan forzando a los empresarios a mantener las condiciones con sus trabajadores como si nada estuviera pasando y es cuando se pretende obligar a hacer lo imposible.

Somos testigos de los esfuerzos que hacen para mantener los puestos de trabajo; pero alguien explíquenos ¿qué se debe hacer con los trabajadores cuando por ley no dejan desarrollar los puestos de trabajo y se agota el dinero con el cual se mantienen los mismos?

A eso los llevaron y es injusto que ahora pretendan sancionar a quienes hicieron lo que hicieron, porque no les dejaron seguir haciendo lo que hacían.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad