viernes 01 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Peor el remedio que el mal

Ya estamos al borde del colapso, si no fue que ya colapsamos del todo; empezamos a sentir que fue muy linda la protección que nos dieron, pero la misma nos está agotando económicamente
Escuchar este artículo

El aislamiento al que nos tienen sometidos se está volviendo insoportable especialmente para aquellos que ven, con profunda angustia, cómo se agotan sus recursos sin tener la opción de conseguir unos nuevos.

Sentimos que se está acabando la paciencia y se empieza a oír que es preferible correr el riesgo de infectarse a tener la certeza de que lo puede matar el hambre.

A los burócratas les resulta facilísimo tomar decisiones con el estómago lleno, pues a ellos el salario les llega religiosamente y al fin y al cabo dolor en barriga ajena no duele.

Además se legisla como si todo funcionara a la perfección, pero no es así; una gran cantidad de colombianos viven del rebusque, del día a día, de perseguir lo necesario para cubrir lo obligatorio y tratar de que algo quede para sobrevivir.

El 57% de los colombianos viven del gota a gota comercial que consiste en lograr lo de hoy para amanecer mañana en un ciclo de nunca acabar, siendo los más castigados por la prisión domiciliaria a la cual estamos sometidos.

Además, causan risa los decretos dictados para reactivar la economía; parecen hechos por personas incapaces de entender que una buena cantidad de nuestras empresas son verdaderas artesanías y no instituciones industriales con el músculo financiero suficiente para pagar sin producir.

Es más, la experiencia nos está demostrando que el presidente habla precioso en la televisión dejándonos convencidos del paraíso que nos ofrece; solo que la realidad es totalmente contraria y si no, acérquense a una institución financiera a solicitar un préstamo para pagar la nómina o simplemente revisen su recibo de la luz para que vean cuánto fue el aumento de la tarifa o no tengan el dinero para pagar los impuestos y verán cómo les va con el fisco.

Ya estamos al borde del colapso, si no fue que ya colapsamos del todo; empezamos a sentir que fue muy linda la protección que nos dieron, pero la misma nos está agotando económicamente por lo cual se está haciendo válida la predicción de que va a ser peor el remedio que la enfermedad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad