viernes 24 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Eduardo Pilonieta Pinilla

Se buscan resilientes

La vaca no da la leche, hay que sacársela, lo cual significa que las oportunidades están, sólo que hay que buscarlas y aprovecharlas.

En la vida sucede igual; son pocos los afortunados que nacen con la vida económica resuelta, pero nadie lo hace con lo inmaterial y entonces se debe luchar para mantener lo uno y solucionar lo otro.

Mi padre decía que si uno era millonario antes de los 50 había que buscar el origen de esa fortuna y ese ha sido el daño que socialmente ha hecho el narcotráfico, pues permite hacer fortuna rápidamente y aunque el negocio es un riesgo porque la ley supuestamente lo impide, está el otro que son los competidores y con ellos la real garantía que se tiene es la propia vida, siendo ésta la razón del sicariato que se ha vuelto tan frecuente.

Desafortunadamente hoy todo lo queremos fácil y rápido y ello impone unos criterios de valoración diferentes, pues se deja de lado la persistencia y el tesón que a lo largo de la vida civilizada han sido los factores que determinan el éxito que se monta sobre la cima de los fracasos.

Hoy, una característica común de quienes buscan trabajo es que no implique esfuerzo, no se cumplan horarios, no se trabaje de noche ni domingos ni festivos, pero eso sí, que el salario sea alto, que haya bastantes prestaciones y que nunca lo puedan despedir.

El ser humano debe ser resiliente, teniendo en cuenta esta condición como “la capacidad de tener éxito de manera aceptable para la sociedad a pesar de un estrés o de una adversidad que implica normalmente un grave riesgo de resultado negativo”; por lo tanto, si quiere leche busque la vaca, amárrela y ordéñela, pues ella voluntariamente no se la da sino al ternero, o como diría un muchacho de hoy, vaya a la tienda y cómprela.

En el mundo moderno, el esfuerzo es de preparación técnica o científica, de dominio del idioma inglés y del manejo de las nuevas tecnologías, sumado al conocimiento especializado de algo y como en el deporte, habrá que entrenar mucho si se quiere ganar, pues en la vida, aunque vale el “perder es ganar un poco”, lo ideal es siempre ser el mejor en lo que sea que haga.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad