viernes 22 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Sí a las fotomultas

Desde luego que hablar de este tema levanta escozor entre quienes no tienen un comportamiento vial responsable pues sucede lo mismo que con el ladrón cuando se sabe fotografiado
Escuchar este artículo

No es para nadie un secreto que el caos vial que nos atormenta obedece a tres factores esenciales: al crecimiento del parque automotor, pero no de las vías; a la gran indisciplina social que hace que cada conductor se comporte como le venga en gana y a la ausencia de una autoridad capaz de sancionar a quien mal actúa.

Por alguna razón la policía de tránsito solo aparece cuando de pedir documentos o vigilar el pico y placa se trata, pero nunca se le ve en aquellos sitios en donde se puede captar fácilmente el comportamiento antisocial de algunos conductores.

No obstante, con el paso del progreso consideramos que ya no es necesaria su presencia física pues la tarea de vigilancia y sanción a quienes incumplen los reglamentos establecidos se puede suplir, como en otras partes del mundo, con vigilancia electrónica a través de cámaras que permiten no solo la captación de las violaciones sino su registro fotográfico, es decir, la prueba misma de la conducta ilegal.

Desde luego que hablar de este tema levanta escozor entre quienes no tienen un comportamiento vial responsable pues sucede lo mismo que con el ladrón cuando se sabe fotografiado permanentemente al realizar una actividad criminal; no obstante, es altamente beneficioso para quienes, a pesar del caos, insisten en respetar las leyes.

Preocupa sí, es cómo se maneja esta contratación, pues en las experiencias pasadas se montó fue un negocio para algunas empresas privadas dejando de lado el beneficio social, lo cual dio lugar a las quejas y reclamos que finalmente acabaron con el sistema.

Pues nada, debemos volver a las cámaras, pero reglamentándolas con claridad, honradez y equidad; ahí es donde surge el auténtico problema; de este modo se sancionará a quienes violan las normas, primero, con modelos educativos -zanahoria- y luego sí de manera sancionatoria -garrote- y de esta forma se implementará la política de que quien la hace la paga y entonces, o se arruinan incumpliendo las normas o no gastan dinero dándole cumplimiento a la ley.

Por eso amigo lector, si usted no quiere que lo fotomulten, cumpla la ley.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad