viernes 30 de abril de 2021 - 12:00 AM

Un magnífico negocio

...elegimos como legisladores a algunas personas que en lugar de “currículum” tienen “prontuario” y como nadie da de lo que no tiene, de ahí salen esas leyes que premian a los bandidos y castigan a los honrados
Escuchar este artículo

Un interesante documental mostraba cómo Filipinas, país que hace muy poco tiempo se movía en la extrema pobreza carcomido por la corrupción, pasó a ser económicamente pujante gracias a la acción de un gobernante que entendió cómo se mueven las ratas y cuál es la mejor manera de exterminarlas.

Dos acciones fundamentales fueron la base de este importante desarrollo: la educación y la lucha contra la corrupción, esa que tenía sumido al país en la misma crisis social en que nos encontramos nosotros.

La fórmula es fácil: implantó la pena de muerte contra los corruptos y se la aplicó a algunos lo cual sirvió de escarnio a los demás que empezaron a pensarlo dos veces.

Mientras eso sucede allá, en Colombia, robar si paga y bastante bien; veamos un ejemplo: un importante hombre público recibió una mordida de 500.000 dólares por interceder a favor de un narcotraficante para que no fuera extraditado incurriendo en los delitos de tráfico de influencias y cohecho, confesados y aceptados, gracias a lo cual se le condenó apenas a 54 meses de prisión estando detenido solo 25 de ellos.

Las cuentas son fáciles: si los tomamos en este momento con un dólar de $3.718.25 eso nos daría la no despreciable cifra de $1.859.125.000, lo cual significaría que cada mes obtendría $74.365.000 cifra nada despreciable por simplemente no hacer nada; como ven es un magnifico negocio.

Otro personaje que le entró al saco a la comida de los niños terminó aceptando que obró fraudulentamente en un contrato de $35.000.000.000 devolviendo apenas $2.283.000.000 por lo cual estuvo un año detenido; hoy goza de libertad condicional y se ha reintegrado a una comunidad que lejos de rechazar a sus delincuentes los admira y acepta sin discusión alguna.

La culpa de esto la tenemos nosotros que elegimos como legisladores a algunas personas que en lugar de “currículum” tienen “prontuario” y como nadie da de lo que no tiene, de ahí salen esas leyes que premian a los bandidos y castigan a los honrados como lo van a hacer con la nefasta reforma tributaria que nos va a hacer tragar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad