viernes 28 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Una aclaración obligada

Me cansé de oír las versiones mal intencionadas que está difundiendo el otrora Juez Segundo Laboral del Circuito, Fernando Morales Rey, en contra del ingeniero Rodolfo Hernández y en contra mía, a raíz de un incidente acaecido en un proceso ordinario laboral, tramitado en el juzgado que estuvo a su cargo.

Solicité el aplazamiento de una audiencia en ese proceso, cuyas partes accionadas son la empresa Hernández Gómez Constructora HG y el Ing. Rodolfo Hernández, el cual llevaba varios años al despacho cuando, súbitamente, se programó una audiencia con un plazo inusual de muy pocos días, siendo la costumbre del despacho fijarlas con varios meses de anticipación y ella, coincidencialmente, tenía que realizarse antes de la segunda vuelta presidencial.

La petición la hice telefónicamente, desconociendo que estaba siendo grabado sin mi consentimiento y luego puesta a circular en la red, originándose un proceso disciplinario en mi contra que cursa en la sala respectiva del Consejo Superior de la Judicatura.

Ahora, este mismo personaje, luego de haber tenido que desvincularse del cargo por llegar a la edad de retiro forzoso, vuelve a atacar diciendo que le ofrecieron, primero, 500 y luego mil millones para aplazarla en un proceso cuyo costo total no alcanzaba los 250 millones de pesos, asunto que no cabe en la cabeza de alguien que tenga un centímetro de sensatez.

Es más, por culpa del ahora exfuncionario y por no haber permitido una conciliación que no violaba ni la constitución ni la ley, el extrabajador está en una situación jurídica indefinida y seguramente pasando dificultades financieras, cuando podría estar en una condición económica favorable.

Es lamentable que una persona que ostentó la dignidad de Juez de la República acuda a procedimientos tan bajos y tan lejanos de toda consideración, más propios de alguien que actúa de mala fe, que de quien defiende los derechos de la clase trabajadora, como lo pregona a gritos, con una extraña vestimenta, por los corredores del Palacio de Justicia, alegando que lo están persiguiendo.

Doctor Morales: lo emplazo públicamente para que presente las pruebas que dice tener; lo afirmado por usted no es cierto y tenga el coraje suficiente de respaldar sus manifestaciones sin excusas, pues lo dicho por usted carece de todo sustento.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad