viernes 26 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Una prevención

La única solución es solicitarle al trabajador, antes de contratarlo, que acredite la tenencia de un celular y una computadora que cumpla con las exigencias de la empresa...
Escuchar este artículo

Una cosa muy particular sucede en Colombia y es que resulta muy difícil entregar a los trabajadores algunos elementos de trabajo, como es el caso de los teléfonos celulares y los computadores personales.

Lo primero que se observa es que, una inmensa mayoría, no los cuidan y al devolverlos, si es que lo hacen, entregan literalmente lo que aún queda de ellos, pues “como no cuesta hagámoslo fiesta” y entonces los tratan como a violín prestado.

Conocimos el caso de una empresa regional que adquirió unas motocicletas para el transporte de su personal y al cabo de los pocos meses las mismas parecían haber participado en una guerra porque estaban, literalmente, vueltas una miseria, por lo cual cambió de política y facilitó que ellos las compraran y cosa milagrosa, pasados varios años, las mismas continúan impecables.

Otro problema que se vive a diario en el manejo de estos elementos es que terminado el contrato, si no quieren entregarlos o devolverlos a la empresa, simplemente se quedan con ellos y como ésta no puede hacer nada para rescatarlos, ya que no puede descontarlos de la liquidación de prestaciones, solo queda denunciar el hecho y no hemos visto una cosa más inútil que formular una denuncia penal.

Desde luego que los jueces al analizar estas conductas siempre actúan a favor de los menos favorecidos que al final terminan siendo los más protegidos, pues no olvidemos quiénes son los que hacen las leyes en este país.

La única solución posible es solicitarle al trabajador, antes de contratarlo, que acredite la tenencia de un celular y una computadora que cumpla con las exigencias de la empresa y en caso de no poseerlos simplemente no se contrata.

De igual manera, se hace necesario mantener el control de la información pues hemos visto casos de trabajadores despedidos borrando la información contenida en las bases de datos si éstas no están con las protecciones debidas, tarea ésta de los ingenieros de sistemas.

Como al soldado prevenido no lo matan en la guerra, queda la advertencia para que no les pase lo que les ha pasado a muchos ingenuos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad