martes 26 de septiembre de 2023 - 12:00 AM

Eneas Navas

DASI* y Paz Total

Image
Columna de
Eneas Navas

Para la implementación de la Paz Total hay que fortalecer la planta de personal de los “DASI” nacional y territorial en la que “todos” los servidores públicos deben ser de carrera administrativa (no provisionales o contratistas), ya que, en cualquier otro lugar, posición o asignación, acostumbrados a la estabilidad reforzada de la carrera y a las “dinámicas” administrativas y burocráticas de los años de historia del empleo público, por la inercia funcional, que es la misma oposición al cambio, han sido, son y serán, un estorbo para la Paz Total.

Para hacer claridad, algunas precisiones: (1) Cuando se dice “dinámicas” se debe entender que la dinámica es estática y que la actividad no tiene movimiento, que muchos servidores públicos de carrera no corren, ni caminan ni se mueven por el interés general; (2) que, cuando se dice “todos”, solo hago referencia a un porcentaje que incluye a, entre otros, los que denuncien por injuria o calumnia, los que pidan rectificación de la opinión y los que, si no sabían que estorban, ahora lo dudan o ciertamente lo saben, cambien o no; (3) que cuando se rescata a los “contratistas” no se hace referencia a las Unidades de asistencia Técnica Legislativa que no leen ni escuchan ni advierten a sus congresistas los micos, orangutanes o elefantes y tampoco a los contratistas de temporada electoral, que trabajan ardua y exclusivamente en campañas políticas y que la cita, refiere exclusivamente a los que necesitan trabajar y trabajan sin otro respaldo que su buen oficio y dedicación; (4) que, cuando se escribe “estorbo” no se incluyen los que estorban a los corruptos y despojadores de tierras y derechos, ni a los que filtran información sensible a la oposición desalmada, desarmada o armada por lo que se rescata a María Juliana Acebedo en Bucaramanga, que estorbó la tramparencia; (5) que cuando se dice, Paz Total, se hace referencia al período de cuatro años que antecedieron a las propuestas de la guerra total en la que renace el parainstitucionalismo, asunto que no se comentará por ser adivinación; (6) que, cuando digo “estabilidad reforzada”, no limito la referencia a los derechos de permanencia y comprende la complacencia de los jefes que califican el desempeño con buenas calificaciones a quien no lo merece, que es igual a cohonestar la ineficiencia del servidor y, finalmente, que cuando se dice “DASI”*, se trata de un Departamento de Asuntos sin Importancia, sede de trabajo del servidor que no sirva.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad