Publicidad

Eneas Navas
Lunes 29 de enero de 2024 - 12:00 PM

Identidad Distrital

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

La identidad cultural es dinámica, evoluciona constantemente, se alimenta y transforma de manera continua, se ajusta con las realidades históricas y absorbe la influencia exterior, por lo que, considerarla como algo perpetuo, perenne, constante e inmutable, como el mojón de identificación histórica que permite sacrificar el bienestar de los individuos y el progreso de las ciudades, que ignora la interacción humana y la conurbación, que desconoce el cambio y, por el contrario, la exalta como algo que se pierde con la creación del Distrito especial en la región, es un error que se reconocerá muy tarde.

Al leer el himno de Floridablanca podríamos concluir que su identidad cultural se funda en el orgullo y elegancia, en la historia de su patrimonio, en la lucha y valor de sus habitantes, en la resiliencia y decisión de sus pobladores y en la conexión con la naturaleza representada por la meseta de los vientos que es Ruitoque y, sin mencionarlos, refiriendo también a los cerros orientales que comparte, dicho sea de paso, con Bucaramanga y Piedecuesta.

Al leer el himno de Girón podemos asegurar que su identidad cultural se basa en el orgullo y elegancia histórica, en su patrimonio arquitectónico, en la vocación agrícola y el espíritu de libertad que infunde San Benito de Palermo desde la Capilla de las Nieves.

El mismo ejercicio con Piedecuesta, nos permite percibir que su identidad cultural está fundada en el orgullo y valor, en su historia libertaria, en el amor por la tierra natal que, desde siempre, se materializan y expresan en la arquitectura y tradiciones y, con el himno de Bucaramanga, podríamos concluir que su identidad cultural tiene arraigo en la naturaleza y belleza, en el ambiente de paz y amor, cultura de trabajo, en la creatividad y, por supuesto, en el orgullo.

Así, los himnos de consuno revelan que nos une el orgullo, el honor, la historia comunera, la herencia cultural indígena, el amor y respeto por la tierra y la naturaleza, la unidad de sus habitantes y su determinación en la búsqueda de victorias y en la creación de un futuro mejor, que bien podría ser la evolución al distrito especial con mejores capacidades para progresar, luchar y vencer.

No obstante, los mismos que defienden la identidad cultural como una razón para no conformar el distrito especial que potencia la región, celebran las fiestas locales de arraigo con reguetón, ranchera y música norteña, gastando hasta el último peso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad