viernes 05 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Individuar el Derecho Humano

Por el camino de la universalidad de los derechos humanos nos encontraremos, con las contradicciones aparentes y “disparentes” entre el derecho a la vida y los derechos a la eutanasia...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Eneas Navas

Pensar tal cual enseñan en la escuela y en el parque que los derechos humanos se aplican por igual a todas las personas sin distingo de nacionalidad, raza y género, entre otras muchas condiciones posibles, aunque es lingüísticamente correcto y socialmente aceptado por muchos estados, naciones y organizaciones, hoy se erige como uno de los grandes obstáculos para la efectiva aplicación de estos, pues el sujeto y titular de los derechos no es un colectivo, es la persona única, individual e irrepetible y es en su realidad en la que se materializa y aplica el derecho, en circunstancias de tiempo modo y lugar concretas por lo que la desuniversalización de los derechos humanos -que no es otra cosa que el enfoque diferencial técnico, estricto y extremo-, es el siguiente paso para su efectividad.

Así las cosas, individuar los derechos humanos es el concepto que llama la atención sobre el obstáculo que su opuesto, -la universalización- genera para su efectiva y real aplicación, incluso en los marcos de igualdad entre iguales pues, el ser humano, particular e irrepetible, demanda un enfoque propio y exclusivo cuando de la aplicación de estos derechos se trata.

Para el universo (realmente limitado al planeta y en el planeta para los países que ratifican y reconocen los tratados sobre el tema y dentro de los países, para los que no son víctimas), la expedición de una norma es suficiente (a prevención), para dar por cumplido y aplicado el derecho que se protege mientras que, para los defensores de derechos humanos individuados, teórico-prácticos del individuar, no es bastante la existencia de la norma o su aplicación general y abstracta así sea aplicada con enfoque diferencial genérico, porque se exige el enfoque técnico, estricto y extremo de cada caso específico, real y concreto en el aquí y el ahora.

Por el camino de la universalidad de los derechos humanos nos encontraremos, como ya nos lo topamos, con las contradicciones aparentes y “disparentes” entre el derecho a la vida y los derechos a la eutanasia y a la interrupción voluntaria del embarazo mientras que, en la individualización de los derechos humanos o su desuniversalización, no existen las contradicciones.

La clave (palíndromo): ReconoceR, acción de respeto multidireccional.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad