martes 07 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Eneas Navas

La ciudad de los alemanes

Image
Columna de
Eneas Navas

El Libro Total permite, además de leer de cabo a rabo, apartarse o alejarse del libro escogido para zarpar y acercarse, enrutarse y quedarse en otra trama, atrapado por las quifias; en algún autor; en una de sus colecciones dimensionales y regresar para terminar la lectura inicial, llegando a la última palabra que se recuerda.

Contaba en columna anterior, que volví a leer una de las más recientes obras incorporadas al mapa de navegación, cuando la historia relata que, Lengerke, para entrar a Bucaramanga, se detiene en Floridablanca y desmonta la mula que le había traído por los verticales peñascos desde Sube (Jordán) hasta el llano de la Mesa de Los Santos, y que le permitió atravesar desde el Socorro las severas montañas, para cabalgar entrando, en un luminoso alazán.

Para seguirle el juego a la ansiedad, quería recrear esa Bucaramanga que esperaba al bandido y comerciante, tras el oleaje de montañas que le faltaba para llegar a ella. Busqué en EL Libro Total “Bucaramanga” y encontré lo que no andaba buscando.

“Bucaramanga” de Alejandro Martínez Garnica, que reitera la ancestralidad minera de Bucaramanga cuando sus pobladores eran de “tanda y rueda” y describe el censo de las cuadrillas que, cuando asentadas, dan origen a la ciudad... pero paro y regreso.

Sin entrar al “Diario de Bucaramanga” de Luis Perú de Lacroix, encuentro el audiolibro “La culebra Pico de Oro” de Clara Guerrero, dirigida por Omar Álvarez. Ella narra el enfrentamiento entre comerciantes y políticos por el control de la Alcaldía. En el enfrentamiento mueren tres alemanes y, para evitar una guerra entre el Estado Soberano de Santander y Alemania, en la Plaza de Bucaramanga, se lanzaron 21 cañonazos y se tocó, porque tocaba, el himno alemán, mientras se izaba su bandera.

Encontré también la conferencia de Emilio Arenas sobre su libro “La ciudad de los alemanes” y hallé en oferta el “Siete y ocho, Escenas criminales en la Bucaramanga de 1879” de Edmundo Harker Puyana y de regreso con Emilio, su libro “El Viaje” de 427 páginas en el que avanzo hasta la mención de la cordillera de Los Cobardes que me hace recordar que, en La otra raya del tigre, iba en el viaje del Socorro a Bucaramanga y, que por allí, debía pedir y buscar “Socorro” para retomar el libro y la historia, en el momento que en monta su alazán.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad