martes 08 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Movilidad y tecnomovilidad

Pero una ciudad en la que la que la calcomanía de Taxi Legal tiene un precio, pero no valor, en la que la relación entre el conductor y la empresa es dudosa, informal y hasta ilegal (...) está lejos de solucionar sus problemas de movilidad.
Image
Columna de
Eneas Navas

Una ciudad en la que los taxis son monitoreados satelitalmente en tiempo real permite que las autoridades actualicen diariamente los estudios técnicos de transporte y movilidad, pues, además de informar su disponibilidad para la asignación de servicios, informar su tiempo de trayecto, las rutas predilectas y el parqueo para descanso, relevo o mantenimiento, permite identificar plenamente a la persona que activa la aplicación, verificando que se trata de un conductor autorizado y que su relación laboral con la empresa de transporte se encuentra al día y por lo mismo asegurado en todos los riesgos, siempre y cuando así lo indique el cruce de bases de datos actualizadas con las empresas de transporte, las aseguradoras y las del sistema de seguridad social.

A las empresas de transporte, con el mismo sistema, se les permite conocer adicionalmente la debida prestación del servicio, los tiempos de rodamiento y desgaste del equipo, el pare y siga de la movilidad. También les permite orientar a sus conductores para acudir a zonas de alta demanda o mover las tarifas mínimas empresariales atendiendo al mercado, pues la plataforma de lanzamiento de servicios también les informa cada punto de la ciudad en el que alguien está solicitando un taxi. Todo esto sin contar con los beneficios en seguridad, control y vigilancia que se derivan de las cámaras de video internas y externas que adicionalmente están enlazadas para suministrar pruebas contra infractores en cada calle y carrera de la malla vial.

Al usuario, además de brindarle seguridad y eficiencia, le permite programar trayectos, establecer previamente el costo de su recorrido, calificar al conductor, reportar falencias del servicio e, incluso, seleccionar el género del conductor en el servicio de mujer conductora.

Pero una ciudad en la que el estado de sus taxis no es monitoreado, en la que la calcomanía de Taxi Legal tiene un precio, pero no valor, en la que la relación entre el conductor y la empresa es dudosa, informal y hasta ilegal, en la que no se sabe cuántos taxis están operando y no se sabe quién los está manejando, en la que condicionan el servicio porque “por allá no van”, en la que se permite el servicio colectivo en taxis, el transporte escolar en taxis, el especial y hasta el de carga en los amarillos, una ciudad como la nuestra, está lejos de solucionar sus problemas de movilidad y transporte.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad