martes 15 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Réplica Área Metropolitana

Image
Columna de
Eneas Navas

En la columna anterior “Movilidad y tecnomovilidad” algunos lectores entendieron que el Área Metropolitana de Bucaramanga, como autoridad de transporte, actúa de manera irregular al leer en ella que “la calcomanía de Taxi Legal tiene precio, pero no valor...” y con esta interpretación el Subdirector de transporte metropolitano Fabián Fontecha reclama el derecho de réplica, que al ser el derecho de opinión en contrario debe otorgarse, unas veces para no afectar el nombre de las personas y otras para mantener el diálogo constructivo en beneficio de la paz y del progreso de la sociedad.

“La libertad no vale la pena, si no conlleva la libertad de errar”.

(Mahatma Gandhi)

Vuelvo a leer la columna y la réplica desde otra perspectiva y, para sorpresa, entre líneas se dicen cosas que deberán aclararse en varias columnas para garantizar los derechos de los ciudadanos.

Escribí que “la calcomanía de Taxi Legal tiene precio, pero no valor...” y quería decir que la calcomanía que nos genera la convicción errada de que el taxi opera en condiciones de legalidad total, sí tiene un costo de producción para la autoridad de transporte que las imprime, almacena e impone o remplaza, que tiene un costo para el propietario solamente cuando requiere su reposición por destrucción o deterioro y que solamente indica que el automotor que la porta (como me piden que diga en la réplica), es un vehículo que ”hace parte del parque automotor metropolitano autorizado”, pero, (debo añadir), que no garantiza para el usuario su legalidad en operación, sus condiciones técnico mecánicas, la tenencia de SOAT y tarjeta de operación vigente o, lo que es lo mismo, que no tiene la fuerza, actividad o eficacia (el valor) para producir sus efectos, aunque el que lea “Taxi legal” tienda a confiarse y sentirse seguro.

Sobre el valor para el control de autoridad, faltará saber cuántos operativos se han realizado empleando el código de barras, cuántos lectores de barras tienen en inventario dedicado las autoridades y qué información contiene el código, que no pueda decir la placa o el número verde.

Aunque la réplica sigue en próximas columnas hasta aclarar todos los bien y malentendidos, lo que sí me consta es la probidad, dedicación y capacidad de los servidores públicos de planta de la oficina jurídica de transporte que proponen, pero no deciden y que, además, no me contestan el celular.

Continuará...

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad