viernes 25 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Soluciones anacronicas

x
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Eneas Navas

Las soluciones a las problemáticas que se derivan de la estructura, organización, funcionamiento y operación del transporte público municipal, metropolitano e intermunicipal, que pueden ser consideradas en el papel como eficaces, eficientes y efectivas, tienen el lastre de la falta de oportunidad en su adopción e implementación, por lo que se tornan anacrónicas e inútiles, quedando, en el mejor de los casos, como la escaramuza que “fracasó” por factores distintos a la propia desidia, incluido el fantasma de la corrupción del pasado que sigue siendo la más sonora cuando de evitar responsabilidades se trata.

Si bien es cierto, a manera de ejemplo, los problemas de Metrolínea nacen antes de su propia creación en el año 2009, en virtud de la (mala) costumbre de trasplantar soluciones por orden e interés superior particular, la determinación de reestructurar su deuda recomendada desde hace cuatro años por asesores a los gerentes directores y alcaldes, recientemente adoptada, hoy lejos de ser solución, son un paliativo que alarga la agonía de una empresa en causal de disolución y postergan el renacimiento de un sistema de transporte adecuado para la red vial de la metrópoli.

La solución a la problemática que representa el paralelismo del transporte intermunicipal a las rutas de transporte masivo en la meseta metropolitana, (otro ejemplo) cual era la integración temprana en estaciones periféricas de Metrolínea y que se presentará como solución porque de hecho lo era hace cuatro años, hoy no es viable por sustracción de materia ya que el sistema masivo no tiene capacidad operativa para sustituir el servicio que ellas prestan, que es la razón de ser y que, dicho sea de paso, será remplazada por el transporte informal con mucha comodidad, con mejores tiempos, a más bajo costo y operando puerta a puerta.

Mientras sigan buscando las soluciones en los papeles amarillentos que dejaron los directores y asesores que ya no están en las entidades, (incluidas las que fueron tachadas como no viables, entre las cuales se cuenta la limitación al uso de las motocicletas mediante carnetizaciones o inscripciones web), seguiremos aplicando soluciones anacrónicas y agravando los problemas. Hay que jugar con las cartas de la mano y no con las del juego anterior, pues allí encontrarán, también, el tercer operador del sistema.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad