viernes 18 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Tachón y cuenta nueva. Habeas data.

x
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Eneas Navas

La mayoría de las personas, por no decir que todas, tienen algo en su pasado que desearían con todo su corazón, alma y fuerzas, poder borrar de la historia personal o pública para siempre, dejándolo al olvido, por lo que quienes encarnan este interés y ostentan el poder, promueven las leyes del olvido en el marco del derecho fundamental de “habeas data”, al cual se opone, desde luego, el derecho ajeno a la memoria que obliga a conocer la historia, propia o ajena, para que no le ocurra o se repita.

Es así como en el marco de las leyes de “habeas data” limitada actualmente a la protección de datos personales, se pretende incluir el derecho al olvido aplicable a motores de búsqueda y sus bases de datos, a redes sociales y medios de comunicación, pero, como en Colombia no hay normas específicas sobre el tema, el limbo jurídico permite la generalización del beneficio para que sea aplicable, sin lineamientos precisos y razonados, gracias a las argucias jurídicas y estrategias menos sanctas, a asuntos de interés público o histórico, violando el derecho a la memoria que tiene la sociedad, el país y la humanidad, que es el mismo derecho al recuerdo (dicho sea de paso) que las mujeres ejercen con magnífica habilidad frente a sus parejas, pero este es otro tema.

El derecho al borrón y cuenta nueva en asuntos comerciales y financieros, el derecho al olvido sobre conflictos jurídicos o judiciales, están sustentados por leyes de caducidad y prescripción o por normas que obligan la permanencia de la marca o señal en las centrales de información por un tiempo determinado limitando durante este lapso las libertades y derechos del signado, pero existe también y en contraposición, el derecho de las víctimas a recordar, el derecho de los medios a informar, el derecho de la historia a ser precisa citando a los responsables, condenados o presuntos impunes, por lo que la Corte Constitucional y el Congreso, teniendo presente protegernos también del chisme, la injuria y la calumnia, deben desarrollar la teoría del tachón y cuenta nueva para no olvidar.

Notas de Ene: 1. En un país lleno de tachones, no hay derecho a los borrones. 2. El exceso de pasado en el presente, es la muralla que nos separa del futuro.

Notas de Bene: (detti) “El olvido está lleno de memoria o la memoria llena de olvido...” “en el fondo el olvido es un gran simulacro, nadie sabe ni puede, aunque quiera, olvidar...”

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad