martes 22 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Taxi, autoridad y control

Image
Columna de
Eneas Navas

En la réplica que requirió el Área Metropolitana de Bucaramanga frente a mi columna del 7 de noviembre, también se solicita que se publique “una nota en la cual se expongan las comentadas condiciones del control del transporte individual” y así lo estoy intentando sin mucho éxito, pues hasta donde vamos la calcomanía de Taxi Legal no implica ni indica la legalidad de la operación de los taxis por lo que su leyenda sobre legalidad genera falsa confianza y seguridad para el usuario o, lo que es igual, no tiene valor.

No obstante -para bien o para mal-, en la página de la autoridad metropolitana de transporte se encuentra un aplicativo web que permite al usuario consultar, (cuando tenga saldo para datos de navegación en internet y tiempo para levantar la mano mientras digita la placa), quién es el conductor asignado y autorizado para conducir el vehículo con lo que podríamos decir, se genera percepción de confianza y seguridad, pero al realizar un muestreo se concluye que un número significativo de Taxis no tienen conductor asignado y que las bases de datos e información de la autoridad no es tan robusta y completa como se dice; que las empresas no están reportando oportunamente los taxis que operan; que los taxis operan sin control; que el control de operación legal no es efectivo o, también puede ser, (para la envidia de Tesla y Google) que los taxis en Bucaramanga están automatizados y no requieren conductor.

Ya dentro del taxi, el usuario debería encontrar disponible el documento de control, que es una tarjeta amarilla con las tarifas, el nombre del conductor y sus datos de identificación y, creo, que en las nuevas tarjetas, un código QR de validación en línea, pero en mis trayectos, ante su ausencia, me informaron que “eso ya no se usa”.

En aras de la claridad, el control en vías lo deben realizar las autoridades de tránsito y no las de transporte, pero la eficiencia y efectividad de los mecanismos de control y vigilancia del Área Metropolitana, quedan en duda.

Para el control social, se invita a la ciudadanía a tomar taxis legales para que sea ella misma la que verifique, que taxis legales, pocos hay.

Continuará...

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad