martes 30 de julio de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Hay soluciones que no implican la violencia y la indignidad humana, tanto para el flujo migratorio hacia norteamérica como hacia Europa. ¿Por qué no se hace?

La Corte Constitucional declaró que no tiene la potestad divina para la verdad absoluta e incontrovertible en lo referente al uso del glifosato, y que por lo tanto, que el CNE decida –como si fuera una especie de divina providencia– sobre si el Gobierno ha cumplido todos los requisitos y condiciones para retomar la aspersión aérea del veneno.

Mientras lo dice, el Gobierno tiene todo listo para empezar. ¿Tiene el CNE la idoneidad científica y ética para asumir el encargo? Seguimos dando vueltas viciosas en torno al problema de los cultivos ilícitos, mientras que la gran guerra contra el narcotráfico sigue con sus inconmensurables ganancias a los dueños de los hilos de ese negocio global. Así pasa con la condena del gran capo ‘Chapo’ Guzmán a manos de la justicia norteamericana. El negocio global de la cocaína no se conmueve, ni en México, ni en Estados Unidos –sí que menos–. El mejor muro es el muro inmoral que impide lograr la solución efectiva del flujo amazónico de cocaína en una dirección y de armas en la otra. Con la caída de los grandes capos de Medellín y del Valle, pasó lo mismo; y seguirá pasando. Parece que las estructuras profundas del negocio, mexicanas y norteamericanas son sagradas e intocables.

Y el muro fronterizo se convirtió en el arma electoral por excelencia de Trump, la gran síntesis que aglutina xenofobia, discriminación, racismo y humillación. Hay soluciones que no implican la violencia y la indignidad humana, tanto para el flujo migratorio hacia norteamérica como hacia Europa. ¿Por qué no se hace? Por las mismas razones que explican el hambre en casi mil millones de personas, en un mundo que tiene de sobra todos los medios para solucionarlo, menos uno: los medios políticos.

Post scriptum. HRW controvierte el informe de la comisión presidencial creada para investigar el posible regreso a falsos positivos en las Fuerzas Militares. Un informe inexacto, impreciso, incompleto, que no consultó –o no pudo– todas las fuentes, dice el señor Vivanco.

¿Cuál es el alcance de esa comisión?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad