martes 06 de abril de 2021 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Anular el pasado no significa olvidarlo, ni petrificarlo en verdades inmutables, sino crear un presente que supere todas las violencias, y nos conduzca a tomar “la extraña resolución de ser razonables”.
Escuchar este artículo

En uno de sus últimos poemas –“Cristo en la cruz”-, Borges, que tal vez fuera agnóstico, recuerda que [Cristo] “Nos ha dejado espléndidas metáforas/ y una doctrina del perdón que puede/ anular el pasado.” Anular el pasado no significa olvidarlo, ni petrificarlo en verdades inmutables, sino crear un presente que supere todas las violencias, y nos conduzca a tomar “la extraña resolución de ser razonables”. Así lo dice el sabio poeta en su último libro “Los conjurados”. No solo he recordado a Cristo en la cruz en esta Semana Santa sino las espléndidas novelas de Juan Gabriel Vásquez “Volver la vista atrás”, que da buena cuenta de un pedazo de nuestra historia política contemporánea con la narración de la vida y milagros de la familia del dramaturgo Fausto Cabrera, pero sobre todo de su hijo Sergio; un monumento narrativo, que consagra aún más a Vásquez como uno de los grandes de Hispanoamérica; y otro libro, que no es novela, pero que puede leerse como si lo fuera, “El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo”, de la escritora y periodista española Irene Vallejo. Es un libro de libros, prodigioso, que nos lleva por un recorrido de milenios por la antigüedad clásica, siguiendo el rastro a los libros, una de las máximas inversiones humanas, con mirada fresca y actual, conectando ese mundo, al que le debemos casi todo, con la civilización de lo que ahora llamamos el capitalismo de la vigilancia, con el reinado dictatorial de internet. Imposible no leerlo, y convertirlo en libro de goce en escuelas y universidades.

Ya el Sábado Santo, dado que la Fiscalía General muestra su nefasta función política, al iniciar persecución contra el precandidato Fajardo, recordé mi viejo pequeño libro del filósofo italiano Giorgio Colli “El nacimiento de la filosofía”, porque destaca el papel teórico de la adivinación en la invención del logos. Así que debemos refundar la institución del Oráculo, con sacerdotisas y dioses que nos permitan dominar la ambigüedad y la locura; y conocer el futuro.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad