martes 24 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

¿Alguien puede callar la voz de los huesos de los muertos? Imposible, tarde o temprano su lenguaje del silencio, el silencio de los inocentes, nos dirán a gritos lo que pasó, y lo que no puede volver a pasar.
Escuchar este artículo

Ahora que el gobierno guarda silencio glacial, con el descubrimiento de fosas misteriosas en cementerios oficiales, mezclados los correspondientes a lo que el macabro eufemismo llama “falsos positivos” o “muertes extrajudiciales”, es decir, asesinatos de Estado, con otros que pueden no serlo –pero ya la investigación tal vez lo aclare– vienen a mi memoria las palabras iniciales de la novela de Hermann Broch “Los inocentes”, cuando un grupo de discípulos preguntan al rabino por qué el Señor alzó la voz para iniciar la Creación, y él tan solo respondió que Su lenguaje es un lenguaje silencioso y “Su silencio es Su lenguaje”, y de ahí en adelante podemos construir toda una teología que pueda darle voz a los inocentes, y a los que creemos que no tienen voz. Y eso es lo que pasa con los muertos de Dabeiba y los de otros lugares, que poco a poco comenzarán a hablar; los huesos comenzarán a decir su palabra y entenderemos bien por qué el gobierno y su partido se oponen a rajatabla a la JEP, y cada día nos enteraremos del tamaño del horror de las guerras en Colombia. ¿Alguien puede callar la voz de los huesos de los muertos? Imposible, tarde o temprano su lenguaje del silencio, el silencio de los inocentes, nos dirán a gritos lo que pasó, y lo que no puede volver a pasar.

En la espléndida novela, que algunos quieren llamar “negra”, de la Nobel polaca (2018) Olga Tokarczuk, “Sobre los huesos de los muertos” –todo un homenaje a William Blake– la protagonista dice: “A mí me parece que después de morir debería tener lugar la desmaterialización de la materia. Sería la solución más adecuada. Los cuerpos desmaterializados volverían así directamente a los agujeros negros de los que salieron. Las almas viajarían a la velocidad de la luz hasta la luz.” Pero nada de eso ocurre y los huesos de los muertos recuperan su lenguaje de silencio, reclamando la verdad y el nunca más, sin importar el silencio glacial con el que se pretende negar la esencia de la historia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad